El caso Verón dejó una gran lección para el periodismo



No es la primera vez que me pasa y no será la última. El hecho de poner en duda historias oficiales me ha traído grandes dolores de cabeza. Siempre.

Me ocurrió con: la muerte del hijo de Carlos Menem, el atentado a la AMIA, el triple crimen de General Rodríguez —hoy están en el banquillo los mismos que señalé en 2008—, el caso Candela Rodríguez, la ruta de la efedrina —gracias a la investigación de este portal fue eyectado el oscuro juez Federico Faggionato Márquez— , la desaparición “trucha” del testigo Luis Geréz, la trama por la muerte de Tatiana Kolodziej y muchos otros tópicos que en general fueron tratados por los grandes medios con una liviandad que preocupa (y al tiempo, todos terminaron concluyendo lo mismo que yo).
En los casos mencionados —y en muchos otros— el periodismo vernáculo creyó a pie juntillas en fuentes poco fidedignas y se dejó llevar por “historias oficiales”. Pero ese no es el trabajo del hombre de prensa, ¿o alguien acaso cree que sí?
El periodista debe desconfiar de todo y de todos, permanentemente. Buscar otras fuentes que contrasten con las oficiales. Manejarse a través de la inducción y la deducción, sin dejar de chequear de manera permanente todo lo que va descubriendo a su paso.
Todo esto viene a cuento de lo sucedido con el fallo que dejo en libertad este martes a los 13 acusados por la desaparición de María de los Ángeles “Marita” Verón, una decisión judicial que sorprendió a todos por igual… Menos a los que trabajamos en este portal.
Yo fui uno de los tantos que en un principio creyó en la historia de Susana Trimarco, tan comprometida ella en la siempre elogiable pelea contra la trata de personas. En TDP incluso se publicaron notas al respecto, muchas de las cuales son claras denuncias contra ese repudiable delito.
Sin embargo, un día alguien me hizo un comentario que me sacudió: “No creas todo lo que dice la mamá de Marita, la historia no es real. No me creas a mí, investigá por tu cuenta”. Quien me dijo esas palabras era una fuente de información calificada: Julio César Ruiz, titular de la valiente Fundación Adoptar de Tucumán.
Así y todo, no me quedé con sus dichos, sino que inicié una extensa y agotadora investigación, que me llevó a los lugares más insólitos de la provincia de Tucumán. Hablé con no menos de 50 fuentes de información a lo largo de tres años, algunas de las cuales eran familiares y amigos de Marita Verón.
Salvo dos personas, todos los demás me confirmaron que la historia oficial era falsa, de toda falsedad. No se trató solo de sus testimonios personales sino también de evidencia concreta que me entregaron y que intenté en vano aportar a la justicia tucumana. Paradójicamente, parte de esas pruebas ya aparecen en el expediente de marras, pero nadie se tomó el trabajo de prestarles atención.
Solo mencionaré una de ellas: está comprobado que Susana Trimarco se comunicó con su hija poco después de que desapareciera; el teléfono desde el cual se hizo la comunicación pertenece a su otro hijo, quien vive en Santa Cruz. La madre de Marita lo admitió en un principio y luego trató de negarlo, pero no contó con un dato clave: el irrefutable peritaje judicial.
Ello es solo una postal de todas las contradicciones que se dan a lo largo del expediente. Se lo hice notar a no pocos colegas, pero todos me dijeron lo mismo: “No se puede publicar nada contra Susana Trimarco, es políticamente incorrecto”.
¿Políticamente incorrecto? ¿Decir las cosas como son es incorrecto? ¿Eso es entonces periodísticamente correcto? Quedé pasmado ante esa respuesta, y entendí por qué el periodismo en la Argentina está tan desacreditado.
Luego, cuando publiqué las dos partes de mi investigación sobre Marita Verón, fui duramente atacado. El abogado de Trimarco, Carlos Varela Álvarez, llegó a decir que yo era funcional a los acusados “por dinero”. Eso sí, cuando ofrecí declarar judicialmente en Tucumán hizo todo lo posible porque esto no sucediera. ¿Qué temía el letrado que se revelara? ¿Por qué no me dejó subir al estrado para luego destrozarme si tenía pruebas contra mi persona?
Es imposible defender a los acusados que hoy fueron absueltos. Son una manga de hijos de puta, lo digo con todas las letras y me hago cargo. Sin embargo, nada tienen que ver con el supuesto secuestro de Verón.
Por las dudas aclaro que yo mismo denuncié a los mismos personajes en 2005, señalando su complicidad con el gobernador José Alperovich en la trata de personas. Pero esto, insisto, nada tiene que ver con el caso que nos convoca.
¿Deberían estar presos los 13 acusados? Desde ya, junto a los policías que les dan protección, pero no por este expediente, sino por tantos otros que sí abundan en evidencia contra ellos. ¿Por qué esas causas judiciales no avanzan? Esa es la pregunta que hay que hacerse.
Para finalizar, solo diré una cosa más: la única persona que jamás me quiso dar entrevista para esta investigación tiene un nombre y apellido muy conocidos: se llama Susana Trimarco.