La Justicia Federal determinó que la firma del Grupo Clarín no podrá facturar por el servicio básico más de $ 123. Además, tendrá que devolver el dinero que cobró de más desde enero de 2011. El fallo tiene alcance en toda la Provincia de Buenos Aires.


Luego de una catarata de fallos judiciales en su contra, que fueron desoídos, Cablevisión recibió ayer un nuevo golpe en la justicia, que por su carácter general tendrá alto impacto.
El juez federal de La Plata, Adolfo Gabino Ziulu, hizo lugar a una medida cautelar que prohíbe a la empresa Cablevisión emitir "factura de pago correspondiente al bono básico mensual" por más de $ 123, pero la prohibición es extensiva a todos los clientes de toda la provincia de Buenos Aires. Además, según el fallo, la empresa deberá devolver todos los montos mal cobrados a partir de enero de 2011 a la actualidad.
Este punto es fundamental, ya que por haber facturado por sobre lo establecido por la resolución de Comercio Interior, Cablevisión recibió ingresos extra por casi $ 5700 millones en los últimos dos años. Dinero con el que especuló y que usó para anunciar inversiones para su empresa a través de un daño al bolsillo de sus propios clientes. De hecho, en la mayor parte de las localidades, la cablera está facturando alrededor de $ 170 por el abono básico mensual.