Un sacerdote italiano, sobre el maltrato a las mujeres: 'Ellas se lo buscan'


¿El 'feminicidio?'. Es culpa de las mujeres. Éste sería el resumen de un texto que apareció colgado el día de Navidad en la puerta de la iglesia de San Terenza, una pequeña localidad del norte de Italia. Aunque esta mañana el texto ha desaparecido de la parroquia, el párroco, Don Piero Corsi, ha confirmado a los medios de comunicación que comparte una por una las afirmaciones mostradas en el texto.

El documento es en realidad una revisión crítica de la carta apostólica 'Mulieris dignitatem' de Juan Pablo II sobre la dignidad y la vocación de la mujer, que fue publicada recientemente por el sitio Pontifex. Lo grave, según han denunciado hoy las organizaciones de lucha contra el maltrato de la mujer, es que sea apoyada y compartida públicamente por un párroco.

"¿Es posible que los hombres se hayan vuelto locos? No lo creemos. El hecho es que las mujeres provocan cada vez más a menudo, caen en la arrogancia, se creen autosuficientes y terminan por exasperar las tensiones existentes. Ellas se lo buscan", se lee en el texto. Por culpa de las mujeres, en definitiva, "los niños son abandonados a su suerte, las casas están sucias, los platos encima de la mesa fríos...", y ellas, y no sus parejas, son las culpables de la violencia doméstica. Según el autor del texto la violencia de género no es más que una invención de los medios de comunicación. Una provocación en un país donde sólo en 2012 se contabilizaron al menos cien asesinatos de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas.

Las reacciones a la provocación del párroco han sido instantáneas. Un grupo de mujeres pertenecientes a la junta del ayuntamiento de la localidad donde se encuentra la iglesia han firmado un documento en el que denuncian las palabras del sacerdote y se preguntan por qué un cura no ayuda a su propia comunidad a buscar "soluciones y respuestas exhaustivas" en lugar de publicar artículos sobre la violencia contra la mujer "inaceptables".

Los responsables del teléfono de ayuda a la mujer maltratada han ido más lejos y han pedido públicamente la reprobación oficial del religioso y la intervención del Papa. Gabriella Carnieri Moscatelli, presidenta del Teléfono Rosa, ha definido el mensaje de Don Piero "intolerable" y una "instigación al comportamiento violento contra las mujeres".

Entrevistado esta mañana en un programa de la radio pública italiana, Don Piero no ha querido responder a las preguntas del periodista y ha cortado la comunicación cuando se le ha preguntado por su opinión acerca del maltrato a la mujer, pero el documento ha desaparecido hoy mismo de la puerta de la iglesia.

No es la primera vez que este cura se encuentra en el centro de la polémica. Hace varios meses su nombre ocupó la primera página de la prensa cuando colgó las viñetas de Mahoma, consideradas ofensivas por los musulmanes, que provocaron episodios de violencia en todo el mundo