Carlos Romero, fue sorprendido en Florida teniendo sexo con un burro miniatura, por lo cual se le levantaron cargos por bestialismo. que, entre otras medidas. Sus abogados alegan que este tipo de relaciones están protegidas por la Constitución misma de los Estados Unidos, específicamente por la Cuarta Enmienda que protege “la libertad personal y la autonomía cuando esta se refiere a las actividades íntimas y privadas”.


Tuvo sexo con un burro y lo protege la Constitución de EE.U

Imagen meramente ilustrativa

Los abogados de Carlos Romero, quien fuera sorprendido en Florida teniendo sexo con un burro miniatura,armaron la defensa jurídica de su cliente alegando que este tipo de relaciones están protegidas por la Constitución misma de los Estados Unidos, específicamente por la Cuarta Enmienda que protege “la libertad personal y la autonomía cuando esta se refiere a las actividades íntimas y privadas”, según dicen los defensores.

La defensa pretende tomar ventaja de una ambigüedad en la redacción de la ley contra la bestialidad en Florida, según la cual no es necesario presentar pruebas de que un animal fue dañado o “de la actividad sexual no consensuada”, incluso en los casos de penetración.

Este tipo de delitos denominado bestialismo se sanciona con 200 dólares de multa y la prohibición de tener contacto con niños y con animales mamíferos.