Latinoamérica es la región más violenta para los niños

Unos 80.000 menores mueren al año víctimas de la violencia infantil, según la ONU. Los países de América Latina enfrentan una ‘epidemia’ de violencia infantil que todos los años causa la muerte de unos 80.000 menores.

“Infelizmente estamos en la región más violenta del mundo, donde 80.000 niños mueren (al año) por malos tratos”, declaró la representante especial del secretario de Naciones Unidas sobre Violencia contra los Niños, Marta Santos.

Según el organismo, América Latina es la región más violenta del mundo, donde el 28,7% de las víctimas de homicidio tienen edades comprendidas entre los 10 y los 19 años, por lo que los “estados deben ejercer un liderazgo fundamental” para erradicar la violencia infantil, mencionó la representante de la ONU.

En ese sentido, destacó que la mayoría de las naciones iberoamericanas se han comprometido a adoptar una agenda nacional para prevenir la violencia infantil, aunque pocos países cuentan ya con una legislación que prohíba la violencia en todas sus formas.

Resaltó que en muchos países latinoamericanos los niños son corregidos con malos tratos porque sus padres “no conocen otra forma”, ante lo que son necesarios programas educativos para los padres.

De acuerdo con Santos, la violencia traerá consecuencias “dramáticas” en la vida de un niño en el ámbito de la salud mental y emocional, y en algún momento puede llegar hasta el intento de suicidio.

Por su parte el activista Luis Arévalo, miembro de la organización no gubernamental Servicio en Promoción Humana, afirma que los niños son las primeras víctimas de los sistemas políticos injustos y desiguales del capitalismo, una situación que tiene impacto en el desarrollo de la sociedad.


Niños

Un cura italiano culpa a las propias mujeres por los asesinatos o las violaciones que sufran

El polémico manifiesto de un sacerdote de Lerici generó una ola de indignación en Italia. Tanto el femicidio como la violencia sexual contra las mujeres serían causadas por ellas mismas, según expresó el párroco de la ciudad italiana de Lerici, Piero Corsi. El manifiesto del cura provocó una fuerte polémica en Italia.

El sacerdote, indignado por él considera como conducta desahogada y vestidos provocadores de las mujeres de su comunidad, redactó un extenso mensaje que pegó en el tablón informativo al lado de la puerta del templo de San Terencio. Lo tituló ‘Mujeres y uxoricidio’ y aunque no hablaba mucho sobre casos de asesinato, sí se refería al aborto

y se centraba en la motivación sexual del machismo, conducta que justificaba íntegramente.

Si los hombres no sienten nada frente a una mujer desnuda, son homosexuales, insistió el cura. Afirmó que no cree que sean los hombres quienes hayan “enloquecido” en el mundo de hoy, sino que las mujeres “provocan cada vez más, se vuelven arrogantes, se creen autosuficientes y acaban por exasperar las tensiones”.

Las mujeres provocan cada vez más, se vuelven arrogantes, se creen autosuficientes y acaban por exasperar las tensiones”

Los vestidos ceñidos, sin embargo, son la menor de las preocupaciones del párroco Corsi. “¡Cuántas traiciones se consuman en los lugares de trabajo, en los gimnasios y los cines! Podrían evitarlo, pero no; desatan los peores

instintos y luego se llega a la violencia o al abuso sexual”, exclamó.


Reacción inmediata

La protesta de los parroquianos contra este ‘regalo navideño’ no se hizo esperar. Las asociaciones feministas enviaron numerosas cartas expresando su indignación. Entre los destinatarios incluyeron al primer ministro de Italia, Mario Monti, y a las autoridades eclesiásticas a quienes pidieron que destituyan al cura machista.

El obispo de la diócesis de Spezia, Luigi Ernesto Palletti, condenó las expresiones del sacerdote y el manifiesto fue retirado de la pared. Sin embargo, la gran repercusión que tuvo el caso en la sociedad instiga a varios políticos a exigir una condena más dura para el párroco, ya que su postura es “inaceptable”.

FUENTE: http://cachicha.com/