El kilo de pan se iría a 12 pesos

No se hizo esperar demasiado, en un 2013 recién en pañales, lo que significaría uno de los primeros dolores de cabeza para los consumidores de la provincia en lo que respecta al impacto en sus bolsillos dado por el proceso inflacionario.

Esta vez, el encarecimiento de precios se reflejará en uno de los productos de excelencia de la mesa popular, como lo es el caso del pan, ya que resulta inminente una suba que rondaría el 20 por ciento, como consecuencia de los ascensos que se registraron tanto en la escala salarial del sector, como así también en los valores de las respectivas materias primas.

"Debemos sentarnos a dialogar y consensuar un nuevo precio del pan que, a estas alturas, ya se torna en una necesidad para evitar males mayores y pérdidas a futuro, dado que desde noviembre del año pasado a enero de 2013 tuvimos aumentos en la mano de obra de forma escalonada a lo que se suma el costo de la harina que subió en dos ocasiones", sostuvo Mario Veliz, presidente de Centro de Industriales Panaderos de Tucumán (CIPT).

Indicó que, en la jornada de hoy, mantendrán una reunión formal los asociados del sector para plantear el guarismo sobre el cual girará el precio del kilo de pan de francés dado el contexto que se adujo hasta aquí. Se estima que podría llegar a los 12 pesos la cantidad aludida.

"En lo que respecta al ascenso de los sueldos, estamos hablando de casi el 33 por ciento y necesitamos acomodar los números para no tener problemas más adelante, porque la situación es seria", advirtió.

Además, Veliz afirmó que "siempre hemos hecho lo imposible para correr con la mayor parte de los costos finales, pero hemos llegado a un extremo donde se torna imposible continuar con esta decisión. Nos vemos obligados a modificar los precios porque de lo contrario entraríamos en pérdidas aún mayores". Cabe recordar que el último incremento se produjo en julio del año pasado, período en que el kilo de pan se ubicó entre los 10 y 11 pesos, dependiendo de las panaderías.

Es dable remarcar que entre las variables de ajustes mencionadas, el factor salario explica gran parte de la modificación de valores, puesto que en la escala salarial que se fijó el 26 de diciembre pasado entre la patronal y el Ministerio de Trabajo de la Nación, se estableció una suba en cinco etapas por lo que en octubre de 2012, el salario básico de la categoría "Oficial" era de 3.733 pesos. Así, en enero del presente año, dicho parámetro se eleva a los 4.200 pesos, mientras que la última cuota a pagar es en octubre venidero donde el monto del haber llegará a los 4.833 pesos.
A su vez, en el convenio se fijó el pago de un "plus extraordinario" de carácter no remunerativo y por única vez, que asciende a la suma de 300 pesos que se abonará con las remuneraciones de diciembre próximo pasado.

En tanto, Veliz indicó que el otro aspecto a tener en cuenta se refleja en los costos insumidos por la materia prima, más específicamente la harina. "Tuvimos que soportar un aumento del 20 por ciento, puesto que la bolsa de 200 kilos pasó de los 100 a los 120 pesos y no tiene techo (la tonelada de trigo se ubica en los 1.300 pesos). El precio no está firme ya que se sembró muy poco y encima es de mala calidad", indicó el titular del CIPT.

Además, precisó que entre en junio y julio se prevé escasez de harina debido a que no se produjeron lluvias de consideración lo que dificultó tanto la siembra como la cosecha. Mencionó también que en el caso de los molinos tucumanos el panorama tiende a complicarse a raíz de la compra que tuvieron que realizar a otras regiones dada la escasez del producto en nuestro territorio.

"El año pasado tuvimos que enfrentar tres aumentos de salarios y solamente aplicamos una suba en el precio del pan, lo que nos trajo problemas gravísimos", justificó Veliz.
Paralelamente, hizo mención a un aspecto que también le acarreará al sector pérdidas importantes y que se vincula con la existencia de las panaderías ilegales, las cuales estimó en cerca de 1.200 de las 2.000 que se encuentran instaladas en todo el territorio provincial.