Un film con 90.000 directores


"Un hombre es elegido como integrante del jurado en un juicio de un caso de homicidio, en el que él mismo es el asesino".

"Una mujer decide aceptar todas las invitaciones para salir que recibe en su correo electrónico".

¿Usted pagaría para ver cualquiera de estas dos películas en el cine? Yo probablemente lo haría y además, puede que también tenga la oportunidad de decidir quienes son sus protagonistas.

En agosto de este año recibí un mail en el que me invitaban a formar parte de un nuevo proyecto fílmico que prometía dejarme participar realmente en la producción de la película.

Un film con 90.000 directores

La empresa CoProducer se propone permitirle a todos los que quieran sumarse, convertirse en, precisamente, coproductores en una película, ayudando a tomar toda clase de decisiones: desde el argumento hasta cómo venderla mejor.

A cambio, ofrecen una parte de las ganancias. Pero si tenemos en cuenta que el proyecto cuenta ya con más de 90.000 simpatizantes, seguramente cada uno recibirá un reconocimiento en los agradecimientos de los créditos más que efectivo.

Después de pensarlo, decidí inscribirme para ver cuánta influencia podía tener mi opinión en la producción del filme.


A votar

Mi primera tarea consistió en enviarles varias ideas de no más de una línea para que los demás votasen. Luego, me pidieron que elija entre unas 20 ideas seleccionadas entre 1.400.

Estoy segura de que algunas de ellas ya fueron llevadas al cine pero otras parecen de películas que, genuinamente, me encantaría ver, incluyendo una con la siguiente premisa: "Un hombre desentierra un cuerpo cuya tarjeta de identidad es la de él mismo".

El sitio también cuenta un foro de discusión sorprendentemente inteligente, donde los amantes del cine expresan sus ideas sobre como desarrollar las posibles tramas.

Después de una serie de rondas de votación, las 10 ideas más populares fueron sometidas a una nueva votación para elegir una, que será entregada a un equipo de escritores profesionales para que desarrollen un guión.

Me reuní con Stephan Shakespeare, cofundador de la página de encuestas de opinión YouGov y creador de CoProducer, para conversar sobre la motivación detrás de este proyecto y sobre sus expectativas.

"Pensé en hacer esto como un proyecto aparte para ver si se podía aprovechar la creatividad en una plataforma sencilla, donde hay que votar", me dijo.

"El principio básico es que toda decisión que -razonablemente- se pueda tomar en grupo, se tome en grupo".

"No vamos a parar todo el tiempo para votar sobre cada ángulo de la cámara en particular, pero si piensas por ejemplo en el reparto, podemos poner las invitaciones para las audiciones por internet, y luego los videos y que la gente elija".


De principio a fin

Shakespeare está convencido que la empresa será todo un éxito y que la industria del cine está cambiando.

"Ésta no es la primera vez que los amantes del cine son parte del proceso creativo de una película, pero creo que éste es el proyecto que lo ha hecho en mayor profundidad, estructurado todo alrededor de la participación del público", añadió Shakespeare.

Para mí será interesante ver cuántas de mis decisiones tienen un impacto en el resultado final y pienso seguir el desarrollo de la película hasta su eventual lanzamiento.

Aquellos que quieran participar todavía pueden hacerlo y al final del film, podrán ver con satisfacción su nombre en la pantalla.


Fuente