A pesar del lanzamiento de Windows 8 en el último trimestre de 2012, los envíos de computadoras personales cayeron un 4,9% respecto al anterior año, de acuerdo a los reportes de las consultoras Gartner e IDC

Las PC pierden terreno ante el avance de las tabletas


Los cambios en la industria tecnológica avanzan de forma acelerada ante la irrupción de los dispositivos móviles, y devela un cambio estructural en el comportamiento de los consumidores, que prefieren reemplazar sus computadoras por tabletas. Según la consultora Gartner, los envíos globales de PC, estimados en 90 millones de unidades en el último trimestre de 2012, cayeron un 6,4 por ciento.

Incluso este cambio es más notorio aún en en el segmento de los equipos portátiles, con una reducción del 11 por ciento y de un 6 por ciento en aquellos modelos de escritorio.

A pesar de haber anunciado la venta de 40 millones de licencias en su primer mes, la llegada de Windows 8 no logró ser determinante para cambiar esta tendencia en el mercado según Gartner. "El panorama de las PC ha cambiado drásticamente, ya que los usuarios prefieren reemplazar su viejo equipo por una tableta", dijo Mikako Kitagawa, analista de Gartner.

"Si bien imaginamos un escenario en donde los usuarios cuentan con una PC y una tableta de forma simultánea, estas crifas nos dan el indicio de un comportamiento diferente: una tableta de uso personal, mientras que otras tareas se realizan desde una computadora, agregó la analista.

El podio de los fabricantes de PC sigue dominado por HP, con una participación del 16 por ciento, pero sus ventas no crecieron respecto al anterior período. El podio lo completa Lenovo , con el 15,5 por ciento, seguido por Dell con el 10,2 por ciento. De las tres compañías, la firma china es la única que registró un crecimiento del 8,2 por ciento.

Aún con una diferencia en los resultados presentados, la misma tendencia se refleja en el informe elaborado por la consultora IDC, que indica un envío de 89,8 millones de unidades en el último trimestre de 2012. Esto representa una disminución de un 6,4 por ciento respecto a 2011, la primera vez en cinco años que se registra una caída de este tipo durante la temporada de compras navideñas y de fin de año.