Escuchó en la radio el número de teléfono de un curandero. Quería saber qué sentía por ella un chico y, luego de meditarlo, envió un mensaje de texto. "La consulta vale $ 30 de lunes a sábado de 9 a 20, traer foto o nombre de la persona", le respondieron, y le dieron una dirección de El Bajo, de esta ciudad.



La violan cuando fué a "pedir por un amor" a cura


La muchacha llegó, le rociaron un líquido que le hizo perder el control de su cuerpo, y fue abusada sexualmente. Así lo denunció la mujer, que tiene 20 años, ante la fiscala de Feria Adriana Giannoni.

La joven reside en una localidad del este de la provincia. El viernes a las 17.30 llegó a la dirección que le habían indicado por mensaje de texto. En el cuarto había una silla, dos mesas y un estante con la imagen de una virgen, velas, rociadores y frascos. Al comenzar la sesión, según la denuncia de la mujer, el curandero apagó la luz, quedando iluminados sólo por un foco rojo.

El hombre habría tomado un spray y roció a la muchacha, al mismo tiempo que prendió un sahumerio. "Sos una chica de buenos sentimientos, pero hay una parte negativa", fue la frase que le habría dicho cuando le leyó las cartas.

Esencia de mujer

El siguiente paso de la sesión para atraer el amor requería de "esencia de mujer", de acuerdo a la declaración que realizó la denunciante. El curandero le pidió que se ponga de pie, y volvió a rociarle un líquido.

Hizo que se quitara el pantalón y la ropa interior, y le dijo que él se iba a retirar para que ella se masturbara. Todo esto formaba parte de la sesión, según le habría indicado el hombre. La muchacha aseguró que no hizo lo que el curandero le solicitó, pero que ya había comenzado a sentirse mareada. Cuando el hombre volvió, le habría sacado la remera para recorrer el cuerpo desnudo con un sahumerio.

"Me sentía como débil, sin poder reaccionar, y estaba consciente que eso no estaba bien pero no podía reaccionar", dijo la muchacha a la fiscala. El curandero se desnudó, según el relato, la acostó sobre una alfombra y abusó de ella sexualmente.

Todo se realizaba bajo las estrictas instrucciones del curandero y la imposibilidad de resistirse de la mujer por los efectos del líquido con el que la habrían rociado. El hombre la puso de espaldas y continuó abusando de ella, mientras le pedía que repitiera en voz alta el nombre del chico que le gustaba.

Desorientada

"Me daba a entender que era parte de la sesión y que si quedaba embarazada que le avise, que lo iba a solucionar", relató la joven en su declaración. Al salir de ese lugar, todavía desorientada por los efectos del líquido con el que la rociaron, llegó hasta el trabajo de su hermana, en el microcentro. Juntas realizaron la denuncia en la seccional 1ª, en San Martín al 200.

La mujer fue revisada por un médico de la Policía y su ropa quedó secuestrada para buscar pruebas. Además, entregó una tarjeta que le habría dado el curandero. Al día siguiente, ratificó la versión ante Giannoni.

La fiscala ordenó que se realice un allanamiento al domicilio que señaló la joven. Allí encontraron frascos y rociadores con líquidos, que fueron secuestrados para analizarlos. La Justicia quiere corroborar el relato que dio la mujer, antes de ordenar la aprehensión del supuesto abusador. Desde hoy, la investigación continuará a cargo de la fiscala María de las Mercedes Carrizo.