Una joven denunció que no la dejaron entrar a un boliche por "gorda"

La chica es oriunda de la localidad santafesina de Teodelina y el sábado no pudo ingresar a un boliche. Al novio le pasó lo mismo. Desde el local alegaron "derecho de admisión".

No la dejaron entrar al boliche por gorda
Macarena asegura que la trataron “como a un perro”.

Una joven oriunda de Teodelina denunció ante el Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) a un boliche bailable de Venado Tuerto por sentirse discriminada. Según el relato de María Macarena Mirabet, de 34 años, le prohibieron la entrada a la disco El Templo por ser gorda. "No sólo me pasó a mí, sino a otras personas, entre las que estaba mi novio también", dijo acongojada la mujer luego de lo que le tocó vivir el último fin de semana.

Mirabet resaltó que es la "primera vez que me pasa una cosa así en mis 34 años. Es increíble que esto ocurra en 2013, cuando ya se supone que han cambiado muchos criterios y está tan en boga la cuestión de la no discriminación".

Macarena y su novio fueron dejados afuera mientras hacían la extensa cola para entrar al boliche durante la madrugada del sábado pasado. Los dos hacían cola por separado. Al sentirse desplazada, la muchacha vio que su novio se acercaba a ella y pensó que la venía a rescatar, pero en verdad a él también le había sucedido lo mismo.

La mujer dijo que los custodios la obligaron a permanecer a un costado de la fila. "Pensé que era porque tenía ojotas, pero no era por eso. Además, estábamos bien vestidos, por lo que ese no era el motivo", contó.

Macarena dijo que junto a ella fueron excluidas otras personas por "ser gordos o negritos". También aseguró que fueron varios los interesados en ingresar al local que iban siendo eliminadas de la hilera esa madrugada, mientras otras eran admitidas.

Derecho de admisión.Luego relató que tras ese acto discriminatorio fue a consultar a la responsable del negocio, que estaba en la entrada, y que la mujer le dijo de muy mal modo que leyera el cartel que indica que la casa se reserva el derecho de admisión.

"Me trataron como a un perro, porque ni siquiera me dieron una excusa. La chica de la entrada me pudo haber dicho que era empleada, y que ese era su trabajo, pero no lo hizo. Al contrario esa persona rubia y delgada parecía estar de acuerdo con el criterio empresarial", dijo indignada la mujer de Teodelina, una localidad ubicada a 70 kilómetros al sudeste de Venado Tuerto, justo en el límite con la provincia de Buenos Aires. La misma localidad a la que Macarena y el novio volvieron sin diversión.