El Gobierno quiere sumar a Moreau para la reforma constitucional


El líder radical coquetea con el Gobierno y contribuye a estrategias electorales del kirchnerismo, es una carta a la que apelarían para cooptar a radicales en caso de avanzar con un cambio de la carta magna que permita a Cristina ir por otro mandato. Mientras, traba un acuerdo de la UCR con el FAP.


__________________________________________________________________

Argentina: la reforma constitucional

__________________________________________________________________


Leopoldo Moreau es la única figura radical que se muestra cerca del Gobierno, donde lo consultan para apuestas electorales en algunas provincias y lo tienen en carpeta para gestionar legisladores de su partido, si avanzan en una reforma constitucional.

El líder bonaerense generó un cimbronazo entre los dirigentes que todavía lo consultaban cuando participó de un acto en la Casa Rosada e intercambió ironías con Cristina Kirchner.

No extrañó a muchos: por twitter suele despotricar a varios sectores de la oposición y rara vez se despacha contra el Gobierno.

En el radicalismo, quien creen que su misión no es otra que embarrar un acuerdo del FAP con la UCR que parece inminente y podría restarle votos a varios candidatos oficialistas en algunas provincias. “No tiene el peso de antes, pero hace ruido”, admiten.

En el Gobierno van más lejos: lo ven como una ayuda en caso de tener que negociar una reforma constitucional, para la que el Gobierno necesitará de aliados.

Según los cálculos de la Casa Rosada, de lograr un 40% en las principales provincias las ayudas necesarias no serían tantas, pero se requerirá de gestores. Moreau puede ser uno.

Una prueba de su función la dio esta semana cuando se acercó al senador Eugenio “Nito” Artaza, quien quiere ser candidato a gobernador de Corrientes y desplazar Ricardo Colombi, el único radical al frente de una provincia.

En Corrientes aseguran que Artaza tiene una línea con el gobierno nacional a través de Julio de Vido De Vido y, casualidad o no, su único nexo con el partido para su aventura electoral parece ser Moreau.

Aunque ya no logra alinear intendentes como en los 90, el ex senador nacional tiene un arma para molestar a Daniel Scioli: es, aún, el hacedor de varios funcionarios de los organismos de Control de la provincia, como el Tribunal de Cuentas o la Tesorería General.

En su idea de “ir por todo”, los kirchneristas bonaerenses no vienen muy ansiosos en ir por esos organismos como sí por el Consejo de la Magistratura.

En el Congreso, Moreau sólo cuenta con el diputado Eduardo Santín y difícilmente sume más de uno este año. Pero en el Gobierno creen que, llegado el caso, puede hablar con varios más. Como hiciera Alfonsín en 1994, cuando la reforma constitucional fue posible sólo por la mano de la UCR.