ESCÁNDALO Y CORRUPCIÓN EN ESPAÑA

Una investigación realizada por un diario local acusó a la cúpula del gobierno y a integrantes del partido oficialista de recibir suculentos sobresueldos. Actualmente, en España hay más de 5 millones de desocupados.


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ufgZrxnUqio
El gobierno de Mariano Rajoy ya se encontraba debilitado y con una imagen cada vez más deteriorada debido a la incapacidad de gestión ante la crisis, que cada vez es más aguda en el país.
Pero, ante esta investigación, la imagen del oficialismo cayó considerablemente. Una investigación realizada por el diario El Mundo -uno de los más importantes de España- revela un esquema de sobresueldos en la cúpula del Partido Popular.
Como afirma el matutino, este esquema de cobros ilegales fue ideado por Luis Bárcenas, ex tesorero del gobierno de Rajoy, que está siendo investigado por una financiación ilegal de la organización política.
En las últimas horas, el diario reveló las respuestas del presidente en las que no habría negado rotundamente la información expuesta en los titulares y dijo: "No me temblará la mano si tengo conocimiento de irregularidades".
También se supo, a través de cinco fuentes, que el máximo responsable de las finanzas del PP pagó sobresueldos en negro durante años a parte de la cúpula del partido. Las cantidades oscilaban entre los 5 mil y 15 mil euros mensuales.
Anteriormente, la Justicia descubrió que Bárcenas dispuso de hasta 22 millones en una cuenta en Suiza. Después, el también senador del PP por entonces regularizó 10 millones gracias a la amnistía fiscal.
El oficialismo trató de escapar al problema nombrando a María Dolores Cospedal como secretaria general del partido, quien desplazó a Bárcenas.
Igualmente, el acusado se mantuvo en el organigrama del PP, incluso es el encargado de pagarle a los abogados que actúan en la investigación por financiación ilegal.
Desde el partido, negaron el pago de sobresueldos: "Yo en mi tiempo ni vi, ni se me ofreció ningún sobre con dinero, y por supuesto, no lo hubiera aceptado", comentó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría