Multitudinario ataque homófobo en Rusia


Uno de los países más homófobos que existen hoy en día es, sin duda, Rusia, razón por la cual, por cierto, no pienso pisar ese país mientras las cosas no cambien (Si no quieren mi igualdad, tampoco tendrán mi dinero). La última muestra de homofobia se produjo este domingo, cuando un grupo de activistas gay fue atacado por una multitud.


Lamentable ataque homofobico en Rusia


El colectivo homosexual se manifestaba en la ciudad rusa de Voronezh, al suroeste del país. Con la intención de luchar por sus derechos, lograron incluso el permiso de las autoridades para reunir a poco más de una docena de personas en dicha manifestación.


Pero un centenar de personas decidió reventar dicha protesta y, al grito de “¡Estamos en contra de los pervetidos!”, lanzaron bolas de nieve y objetos, y cargaron contra los manifestantes. Hubo un linchamiento y activistas gays agredidos en el suelo. Uno de ellos perdió incluso el conocimiento y sufre daños internos. La policía, allí presente para controlar la manifestación de esa docena de activistas gay, poco pudo hacer para frenar a los asaltantes, más de 100.






El proyecto de ley contra el que se convocó la protesta será votado en el Parlamento ruso a finales de este mes de enero. Trata de que alcancen rango federal las normativas homófobas ya vigentes en algunos territorios, como San Petersburgo, cuya ley recibió a principios de octubre del pasado año el aval del Tribunal Supremo ruso. Ya en septiembre ese mismo tribunal había dado su visto bueno a una ley similar aprobada en la región de Arkhangelsk. No son las únicas: por desgracia son ya numerosas las regiones rusas que están adoptando normativas similares, que con el argumento de “prohibir la propaganda homosexual a menores” impiden informar positivamente sobre la realidad LGTB e incluso celebrar eventos públicos como las marchas del Orgullo.


El pasado diciembre el primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, se mostraba contrario a una normativa que prohíba la “propaganda homosexual” a nivel federal. Una oposición que por el momento no ha impedido que el proyecto siga su andadura parlamentaria.


La vicepresidenta de Human Right Watch Moscú, Tatiana Lókshina, ha calificado de "vergüenza" la ordenanza municipal: "Es una ley absolutamente discriminatoria que priva a la comunidad LGTB de sus derechos de libertad de expresión y libertad de reunión. Es una situación intolerable".







gay
ataque
discriminacion