Los uruguayos tienen más armas que los irakíes y los colombianos; el Estado les ofrecerá cambiarlas pelo a pelo por computadoras y bicicletas

El Ministerio del Interior, buscará mediante recompensas a los voluntarios, que la población se desarme más rápidamente, implementando premios –computadoras o bicicletas- a quienes entreguen sus armas carentes de documentación habilitante.


Los uruguayos tienen más armas que los irakíes y los colom


Bajo la denominación “Armas por la vida”, la Secretaría de Estado planifica el canje que intenta atacar uno de los problemas estructurales de la racha de heridos y muertes: se considera que las armas que muchos ciudadanos obtuvieron para defenderse han sido robadas o “ganadas” por los delincuentes y el tema no decae en absoluto.

El ministerio pretende que la población asuma conciencia de la legalización de todo el armamento existente a nivel civil, así como que evalúe los riesgos que implica tener un arma en casa, lo que según los técnicos suele ser más un problema que una solución en caso de actos delictivos contra la propiedad.

El Ministerio del Interior espera contar con la participación del ministerio de Turismo y del LATU para llevar adelante la campaña de difusión, según publica el diario El Observador.


Uno cada tres uruguayos, está armado

Si bien no existe una metodología adecuada en nuestro país para evaluar la cantidad de armas que hay en manos de civiles de forma irregular, las organizaciones sociales que se dedican al tema entienden que hay unas 33 armas cada 100 habitantes. Uruguay quedaría así entre los 10 países más armados del mundo, según algunos índices mundiales.

Pese a estar lejos de Estados Unidos, con 90 armas cada 100 habitantes, la idiosincracia uruguaya no parece estar ni remotamente cerca del pensamiento sobre el tema que tienen los norteamericanos sobre el particular.

Los uruguayos no obstante portan tantas armas como los irakíes y bastante más que los colombianos.

El año pasado el número de armas que los uruguayos entregaron voluntariamente al Servicio de Material y Armamento, del Ejército, fueron 160. El año pasado también el mismo servicio, registró 3.400 armas nuevas que adquirieron civiles que no eran funcionarios policiales.