las aves

Un nuevo fósil de dinosaurio desafía la teoría evolutiva

25/01/2013

Durante muchos años se ha aceptado entre los paleontólogos que las aves evolucionaron a partir de un grupo de dinosaurios terópodos desde el período Cretácico Inferior, hace alrededor de 130 millones de años. El Eosinopteryx es un nuevo dinosaurio descubierto, cuyo cuerpo está emplumado y mide unos 30 centímetros de longitud

El descubrimiento de una nueva ave-dinosaurio del período Jurásico desafía las teorías aceptadas sobre el origen del vuelo. Con la participación del doctor Gareth Dyke, profesor titular de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Southampton, se publica un documento en el que se describe un nuevo dinosaurio emplumado de unos 30 centímetros de longitud, que es anterior a los dinosaurios similares a las aves, de los que se creía habían evolucionado los actuales pájaros.

Durante muchos años, ha sido aceptado entre los paleontólogos que las aves evolucionaron a partir de un grupo de dinosaurios terópodos desde el período Cretácico Inferior de la historia de la Tierra, hace alrededor de 120-130 millones de años. Los recientes descubrimientos de dinosaurios emplumados de la Edad Media tardía en el período Jurásico han reforzado esta teoría.

La nueva ave-dinosaurio Eosinopteryx descrita en Nature Communications esta semana proporciona una evidencia adicional en este sentido. "Este descubrimiento arroja dudas sobre la teoría de que el famoso fósil de Archaeopteryx - o 'primer pájaro', como se denomina a veces - fue fundamental en la evolución de las aves modernas", dice el doctor Dyke, que trabaja en el Oceanographic National Centre, en Southampton. "Nuestros hallazgos sugieren que el origen del vuelo fue mucho más complejo de lo que se pensaba."

Los restos fosilizados encontrados en el noreste de China indican que, si bien estaban emplumados, no se trataba de un dinosaurio volador, por su envergadura pequeña y una estructura ósea que había restringido su capacidad de batir sus alas. El dinosaurio también tenía los dedos adecuados para caminar por el suelo y un menor número de plumas en la cola y las piernas, lo que le habría hecho más fácil correr.



teoria