Su nombre es Givara, tiene 37 años y dos hijos por los que pelea contra las tropas de Al Assad. Solía dar clases de inglés, pero desde hace meses defiende con su rifle la ciudad de Alepo

Siria: una mujer se convirtió de maestra a francotiradora


Givara, una mujer siria de 37 años sorprendió a la prensa mundial al revelar en una entrevista que dejó los libros con los que enseñaba inglés a sus alumnos para tomar un rifle con el que combate a diario a las tropas de Bashar al-Assad como francotiradora por el control de la ciudad de Alepo.

Hasta hace tres años, Givara solía levantarse temprano para prepararles el desayuno a su esposo y sus tres hijos mientras planificaba las clases que iba a impartir ese día. Pero el advenimiento de la revolución siria y el cierre de la escuela donde daba clases, propiciaron que la mujer se convirtiera en una avezada francotiradora de la noche a la mañana.

Desde entonces, Givara ha defendido lo que queda de su barrio en varias oportunidades e incluso ha reconocido haber matado a tres hombres. Si bien fue difícil su ingreso al Ejército de Liberación Siria (ELS), logró superar su condición de mujer haciéndoles entender a los milicianos que su prioridad era mantener con vida a sus hijos y al resto de los jóvenes del barrio.

Si bien la ciudad de Alepo es un territorio de constante disputa entre las tropas leales a Al- Assad con combates que se suceden en sus calles y bombardeos que arrasan los edificio diariamente, Givara se mantiene firme con su rifle de origen austríaco y le reclama al actual mandatario de su país: "Deja de asesinar gente Bashar al Assad, somos tu pueblo. Deja de asesinar a nuestros hijos. Deja de destruir nuestro futuro".