¿Por Qué la Religión Provoca Guerras?

¿Por Qué la Religión Provoca Guerras?

Pregunta:

Si creer en un dios o en dioses es bueno, ¿entonces por qué hay tanto dolor y sufrimiento causados por la religión —tales como cruzadas, atentados suicidas, etc., etc.?

Respuesta:

Esta es una pregunta que escuchamos muy a menudo, y hay numerosas formas de enfocar el tema. Quisiera intentar un enfoque científico.

La postura es que la religión provoca guerras. Igual que si dijéramos que el alcohol provoca ebriedad y la luz del sol hace crecer las cosas.

Si quisiéramos probar científicamente alcohol/ebriedad o sol/crecimiento, ¿qué debemos hacer? Muy simple: Quitar el alcohol de cualquier bebida que sirvamos y ver si nuestros clientes aun están ebrios. Lo mismo con la teoría sol/crecimiento: Quitemos la luz del sol y veamos si las cosas aun crecen.

Con la hipótesis religión/guerra, realmente no debemos hacer un estudio clínico —ya ha sido hecho por nosotros. En el siglo 20 vimos las guerras más desastrosas de la historia, tanto en Europa como en el Lejano Oriente. Díganme, ¿cuál de ellas estuvieron centradas alrededor de disputas religiosas?

Como científicos, estamos obligados a desarrollar una hipótesis alternativa: Hay otro factor común en la guerra, mucho más común que la religión —y es que son luchadas por todos los seres humanos.

No puedo hablar por otras religiones, pero les puedo decir que muchos del los grandes profetas del judaísmo hablaron del valor de la paz aun en una época en la que la guerra era el estado aceptado de las cosas. Las palabras de Isaías están escritas en la pared de las Naciones Unidas: "Y ellos convertirán sus espadas en arados y sus lanzas en hoces. Nación no levantará la espada sobre nación, ni sabrán más de guerras".

En efecto, los rabinos de la época romana enseñaron que la Paz (Shalom en hebreo) es uno de los nombres de Di-s.

En cuanto al resto del mundo, no fue hasta el cataclismo desastroso de la Primera Guerra Mundial que la gente comenzó a darse cuenta que la paz no era tan divertida después de todo. Es así como recientemente, menos de unos noventa años atrás, que repentinamente la paz se convirtió en un valor en las mentes de los seres humanos. ¡Si sólo hubieran escuchado a esos rabinos y profetas unos miles de años antes!
guerra