Perro destrozó y mató a un niño

El Pitbull estaba amarrado con una soga, cuando ocurrió el ataque. Familiares de la víctima golpearon al animal hasta matarlo. Vecinos hablan de una desgracia.

Denis y su esposa Patricia buscaron a su hijo por toda la casa: debajo de las camas, en la cocina, y en el patio. Incluso fueron a preguntar a los vecinos si lo habían visto. Durante una hora gritaron su nombre.

Los jóvenes no imaginaron que el pequeño, de solo dos años, pudo haber trepado la escalera y subido a la terraza. Por eso no buscaron en ese lugar.

Cuando lo hicieron, ya fue demasiado tarde. En la azotea encontraron una escena nada fácil de olvidar.

El perro de raza Pitbull que tenía la familia desde hace poco más de un año había destrozado la extremidad inferior y el abdomen del menor. "Se le veía ya el huesito de la pierna y una parte del intestino", contó una joven.

Tras el ataque, Denis golpeó al animal, auxilió a su hijo y lo llevó al Hospital Enrique Garcés. A esa casa de salud el niño llegó en estado de coma, según comentó Gloria Almeida, familiar del pequeño.

El ataque ocurrió aproximadamente a las 18:30 del martes en una vivienda ubicada en la ciudadela Tarqui, en el sur de Quito.

En el hospital, los médicos operaron al menor y trataron de cerrar la herida de 15 cms. que tenía en su abdomen, pero no lograron que se recuperara.

El niño falleció a las 22:25. En la casa, uno de los tíos de Denis no se controló y golpeó con una pala al perro hasta matarlo. Incluso trataron de quemarlo, reveló Patricio T., otro familiar de los padres afectados.

La mañana de ayer, un grupo de vecinos sepultó al animal en un terreno baldío cercano a la casa donde se registró el ataque.

En la ciudadela Tarqui todos hablan de una desgracia. "Los padres se descuidaron un momento. Pudo haber pasado a cualquiera", comentaban.

Denis no menciona al Pitbull. Solo habla de su hijo. Lo recuerda bailando en cada rincón y llenando de alegría la casa.


La culpa no es del perro

Lorena Sánchez, presidenta de la fundación Protectora de Animales Ecuador (PAE), se pronunció respecto a la muerte de un niño de dos años que fue atacado por un perro de raza pitbull.

Ella dijo que "lo lamentable es que sucedan estas cosas y que sea en este contexto en el que se enciende nuevamente el debate. El problema no es el pitbull, no es la raza, sino la tenencia responsable de las mascotas".

Para la presidenta del PAE, este caso es consecuencia de las pocas políticas en el manejo de los animales, porque no se cumplen las ordenanzas ni los reglamentos de tenencia de perros.

Sánchez manifestó que "hay personas que no están capacitadas para tener unas mascotas de estas características. Estas razas necesitan otro trato. En este caso el perro vivió toda su vida en una terraza y encadenado y eso es maltrato. Esto provocó la reacción del perro".

mascotas

La presidenta de la Fundación Protección Animal Ecuador también habló del menor fallecido y expresó de que "los padres deberían ser sancionados, no los niños". Para ella, el descuído partió desde los progenitores.

Finalmente, Sandra Morales, ciudadana pro defensa de los animales, dijo que "un perro que tiene más de 25 kilos de peso y está sometido a maltrato, hambre, sin socialización, reaccionará de la misma manera como lo acontecido con el menor de dos años. El tema siempre será el cuidado de los dueños de la mascota".