EE.UU. remite la cuestión catalana a la Constitución y las leyes. Más de 30.000 personas han firmado una petición a la Casa Blanca a favor de la independencia de Cataluña.


EE.UU. remite la cuestión catalana a la Constitución

Manifestación en Barcelona a favor de la independencia de Cataluña en 2012

La Casa Blanca considera que el debate político abierto en torno a Cataluña debería ser resuelto «con las leyes y la Constitución» de España. En su página web, la Casa Blanca publicó este sábado su respuesta a la petición que, también online, habían firmado un total de 33.070 personas a favor de la independencia de Cataluña.

En su corta redacción, la nota evita utilizar la palabra independencia y se refiere a Cataluña como una «región»: «Gracias por vuestra petición en relación al pueblo de Cataluña. Estados Unidos reconoce la cultura y las tradiciones únicas de la región catalana, pero considera que el estatus de Cataluña es un asunto interno de España. Tenemos confianza en que el Gobierno y el pueblo de España resolverán esta cuestión de acuerdo con sus leyes y Constitución».

El pronunciamiento sigue la pauta de lo que han venido diciendo distintos portavoces del Departamento de Estado. También el embajador estadounidense en Madrid, Alan Solomont, se manifestado en los mismos términos.


EEUU

A pesar de que la posición de EE.UU. estaba suficientemente clara, la Casa Blanca ha debido responder ante el uso dado a su web por independentistas catalanes. La web tiene un apartado para plantear peticiones a la Administración. Aunque muchas solicitudes responden al tipo de requerimiento para el que está pensada esta opción, también aparecen movilizaciones a favor de causas que deberían plantearse en otros foros.

Por ejemplo, recientemente ha habido firmas para pedir que se permita a los militares ir con las manos en los bolsillos. La más popular ha sido la que promovía la secesión de Texas de Estados Unidos, contestada por quienes reclamaban que se deportara del país al que lo firmara. La Casa Blanca se compromete a responder a las peticiones si alcanzan al menos 25.000 firmas.