Pemex , entre el luto y la polémica

MÉXICO |¿Qué está pasando?
Pemex, entre el luto y la polémica
Pemex , entre el luto y la polémicaUn empleado del grupo Pemex en las labores de rescate. | Foto: Efe

María Verza | México D.F

"¿Qué está pasando en Pemex?" La pregunta del columnista del diario 'Reforma' Sergio Sarmiento la comparten posiblemente también gran parte de los mexicanos porque la historia de la mayor compañía del país (145.000 empleados directos), que genera el 37% de los ingresos públicos mexicanos está llena de agujeros negros que van de la corrupción, a los problemas de liquidez y al "pésimo historial de seguridad", en palabras de Sarmiento. En diciembre de 2011 un incendió en instalaciones en Puebla mató a 30 personas y provocó la evacuación de 5.000 y casi un año después hubo 30 muertos en un accidente en la refinería de Reynosa (Tamaulipas).

Tres días después de la explosión del 31 de enero en las oficinas centrales de Pemex (donde, por ejemplo, está el archivo general) en la que murieron al menos 33 personas y 120 resultaron heridas, el hecho de que el gobierno siga diciendo que lo mismo pudo ser un accidente que un atentado genera demasiadas preguntas.
Petróleos Mexicanos y el gobierno del priísta Enrique Peña Nieto han hecho esfuerzos por subrayar que la transparencia guiará todos sus actos. "No dejaremos nada a la imaginación", decía el fiscal general, Jesús Murillo Karam. Quieren dar confianza, con un ejército de peritos de distinta procedencia investigando los hechos o la 'visita guiada' que ofrecieron a la prensa y en la que lo único que podría comprobarse era el tremendo destrozo ocasionado por la explosión, cómo la planta baja parecía succionada desde el sótano y que no había ni rastro de nada quemado (como había dicho el procurador).

Pero la petrolera ha impuesto entre sus trabajadores la ley del silencio ("si yo les contara", decía una trabajadora huyendo de la televisión mientras la cuenta de twitter de otra era censurada). Y los mexicanos desconfían porque ni la petrolera, nacionalizada en 1938, ni el PRI se han caracterizado por la transparencia a largo de su historia.

Corrupción y oscurantismo
Si uno se remonta a la mayor tragedia vivida por la paraestatal, en noviembre de 1984, cuando explotó un depósito de gas en San Juanico (Estado de México) se observa que todavía hoy no hay acuerdo sobre el número de víctimas que van de las 500 oficiales a las más de 2.000 extraoficiales. Otro ejemplo muy distinto pero igual de gráfico data de agosto de 2010, cuando el diario 'El Universal' se preguntaba qué había pasado con los 35 sindicalistas de Pemex secuestrados tres años antes. Nadie daba respuestas.
La investigadora Teresa Magallón sentenciaba recientemente que el principal problema de la petrolera es que "la corrupción está presente en todos los sectores de Pemex". Y la periodista Ana Lilia Pérez dedicó a la compañía su libro 'El Cártel Negro', en el que habla de la infiltración del crimen organizado en la paraestatal, un tema que no es menor porque el narco 'ordeña' los oleoductos o gaseoductos, controla la venta clandestina de gasolina, secuestra camiones, extrae ilegalmente material de la empresa, impone su ley en algunos campos de producción, extorsiona, hostiga o secuestra a trabajadores y, sobre todo, corrompe.

La corrupción llega a todas partes. El dirigente del todopoderoso sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, un senador priísta muy cercano a Peña Nieto y que le acompañó en la visita a la zona de la explosión el mismo día del siniestro, fue acusado en 2003 de desviar 1.500 millones de pesos del sindicato a la campaña presidencial del PRI y, según el diario Reforma, solo en 2011 recibió 282 millones de pesos (17 millones de euros) en concepto de "ayudas al comité ejecutivo" del sindicato.
Y los días previos a la explosión, la prensa mexicana hablaba de los presuntos y fraudulentos contratos millonarios entre dirigentes y ex dirigentes de la petrolera y la empresa Siemens para la modernización de la refinería de Cadereyta (Nuevo León).

Con este historial es lógica la desconfianza. Reforma publicaba el viernes que secretario de Trabajo pidió posponer los juicios laborales relacionados con la paraestatal (en agosto de 2011 ascendían a 23.500) porque la explosión destruyó parte del área jurídica. Y La Jornada recordaba como en 1982 se denunció un incendio provocado para borrar las huellas de la compra de dos buques que provocó "un quebranto financiero" para Pemex.

Petróleos Mexicanos ha sido también objeto de ataques guerrilleros. El Ejército Popular Revolucionario (EPR) reivindicó en 2007 ataques con explosivos en oleoductos y gaseoductos para hostigar al gobierno de Felipe Calderón pero el día de la explosión corrió a deslindarse de toda responsabilidad por los hechos en el emblemático edificio de Ciudad de México.

Al margen de la corrupción (o incentivada por esta), Pemex tiene problemas de liquidez debido a la tremenda carga impositiva que tiene (71% de sus ingresos brutos) y porque la producción de petróleo cae desde hace años (de los 3,4 millones de barriles al día de 2004 se ha pasado a los 2,5 millones actuales). Y esta falta de recursos provoca constantes denuncias por la escasa inversión en el mantenimiento de las instalaciones y en seguridad.

Pero cambiar algo en este mastodonte del petróleo mexicano no es fácil porque todo es susceptible de ser utilizado políticamente con argumentos que van desde la soberanía a la seguridad nacional. "Tocar el petróleo -decía recientemente el director de la web económica 'Sentido Común', Eduardo García- es como meterse con la virgen de Guadalupe". Y ahora Peña Nieto, como antes lo intentó Calderón, quiere tocarlo con una reforma que para unos es un intento de privatización y para otros una necesaria apertura a la inversión privada para que la compañía sea viable

Ante tal cúmulo de problemas, polémicas y escándalos ¿cómo evitar la especulación? Como escribe el columnista Mauricio Meschoulam en El universal, "un gran problema es que ya nos encontramos en un estado de predisposición tal, que cualquier situación nos parece creíble".

3 comentarios - Pemex , entre el luto y la polémica

@lopezound +1
Quisieron hacer lo mismo que hizo Menem en Rio Tercero, lamentable, y nosotros que nos quejamos de corrupcion, ahi tienen un claro ejemplo de que es universal y no solo patrimonio argentino... y la frase del final, lo resume todo: nos encontramos en un estado de predisposición tal, que cualquier situación nos parece creíble.
@RoqueVasalli +1
igual me parece bien quejarse de la corrupcion, independientemente si en otros paises hay mas
@lopezound
@RoqueVasalli no si, por supuesto... pero me fastidia cuanta verdad tiene la frase del final que lo resume todo... ya nada nos extraña y eso es triste...
creo que coincidiras conmigo en que esta muy bien redactada la nota y bien agregada las citas
@RoqueVasalli
@lopezound si me gusto mucho la nota, por eso la publique
@xDo-It-Yourselfx
Buena nota, pero separa las partes donde se separa, quedara mas "monona" porque asi no se entiende mucho xd
@RoqueVasalli
asi?
@xDo-It-Yourselfx
@RoqueVasalli


Claro, lo anterior parecía nuevo testamento xd