Somos mala palabra para la rapiña global”

La Presidenta cuestionó al FMI y lo acusó de atacar a la Argentina por haber quebrado “la lógica del endeudamiento eterno”. Sanciona al país, pero no a los culpables de la crisis mundial, que “se enriquecieron ellos fundiendo al mundo”.

FMI y FBI contra la Argentina

La moción de censura del Fondo Monetario Internacional tuvo respuesta. Desde Olivos, y a través de Twitter, la Presidenta de la Nación retrucó la “declaración de censura” contra el país por las estadísticas de precios. “Argentina reestructuró deuda con quita y plazos y pagó, sin volver a pedir. (Esa) parece ser la verdadera causa del enojo del FMI. Argentina es una mala palabra para el sistema financiero global de rapiña y sus derivados”, respondió Cristina Fernández de Kirchner, a través de una suerte de discurso en tramos de 140 caracteres como máximo. En un mensaje por momentos irónico, en otros pasajes evocativos de discursos y acciones que fueron méritos de Néstor Kirchner, cuando se enfrentó y cortó riendas con el FMI, Cristina contrapone los logros de diez años de gestión a contramano de las recomendaciones del FMI con la medida que el directorio del organismo dictó contra Argentina el viernes último. “¿Dónde estaba el FMI, que no pudo advertir ninguna crisis? ¿Se conoce alguna sanción del FMI, alguna decisión, sobre quienes enriqueciéndose ellos fundieron el mundo? No. La primera medida que toma el FMI es contra Argentina”, le reprocha Cristina en su mensaje vía Twitter de este sábado.

La resolución del Directorio del FMI había sido aplicarle al país “una moción de censura” por no haber hecho “los progresos suficientes para implementar las medidas de remediación” solicitadas el 17 de septiembre de 2012. La declaración de censura fue acompañada por la solicitud del Directorio del FMI –que votó dividido, ver recuadro en estas páginas– al país para que “adopte medidas para abordar la falta de exactitud de los datos del IPC-GBA y el PBI sin más demora y, bajo cualquier circunstancia, no después del 29 de septiembre de 2013”.

Esta postura ya había sido rechazada por la cartera económica, que encabeza Hernán Lorenzino, en un comunicado difundido el mismo viernes, al que Cristina aludió ayer en su Twitter. “Nunca mejor expresado que el título del comunicado del Ministerio de Economía: El FMI una vez más contra la Argentina.” Dicha mención a la actitud adversa del Fondo fue planteada por la Presidenta tras repasar algunos logros económicos de una gestión, la de 2003 en adelante, que tuvo poco que ver con las recomendaciones del organismo internacional. “Año 2003, deuda (equivalente al) 166 por ciento de un PBI raquítico, el 90 por ciento en moneda extranjera”, recuerda. “Hoy, deuda con el sector privado nacional e internacional (equivalente al) 14 por ciento de un PBI robusto, sólo el 10 por ciento en moneda extranjera.”

Una política, recuerda Cristina en su mensaje de ayer, que “construyó mercado interno con inclusión social y políticas contracíclicas, le pagó al FMI (el total de su deuda) y reestructuró dos veces, en 2005 y 2010, su deuda defaulteada con el acuerdo del 93 por ciento de los acreedores, sin volver a pedir prestado al mercado financiero internacional, para terminar con la lógica del endeudamiento ‘eterno’ y el negocio permanente de bancos, intermediarios, comisionistas, etc., que acabó en el default de 2001”. Inmediatamente concluye: “Parece ser la verdadera causa del enojo del FMI. Argentina es una mala palabra para el sistema financiero global de rapiña y sus derivados”.

“Argentina, alumna ejemplar del FMI en los ’90 que siguió todas y cada una de las recetas, y cuando explotó en 2001 le soltaron la mano”, recuerda en uno de sus tweets de ayer. En su relato, la Presidenta de la Nación evoca un discurso de Néstor Kirchner (“Sí. Mi compañero, el que ahora los mismos que se cansaron de agraviarlo dicen qué bueno que era y que con él “esto no pasaría”) del 15 de diciembre de 2005, cuando toma la decisión de pagarle el total de la deuda al FMI. Cristina señala en Twitter que, al leerlo, “impresiona, parece escrito ayer, premonitorio”. En él, el entonces presidente de la Nación dice respecto del FMI, “desnaturalizado como está en sus fines, nuestro reclamo es que cumpla un rol contracíclico, la finalidad para la que fue creado, evite el sistema de condicionalidades cruzadas, aumente el grado de transparencia de sus operaciones...”. Al transcribir estos párrafos, la Presidenta destaca que fueron formulados “antes de la crisis global que aún continúa”. Y, sin embargo, las mismas cuestiones respecto del rol del Fondo se siguen discutiendo hoy. “Como diría Jauretche (Arturo), no era master de Economía, pero el hombre tenía estaño”, remata Cristina su elogio y declaración de admiración por su compañero de vida y antecesor en el cargo.

Y en su mensaje, Cristina no deja de lado el cuestionamiento al papel que jugó y juega el Fondo en medio de la crisis. “¿Dónde estaba el FMI que no pudo advertir ninguna crisis? ¿Dónde cuando se formaron, no ya burbujas, sino globos aerostáticos financieros? ¿Dónde estaba uno de sus directores (por Rodrigo Rato) cuando el Bankia, que él dirigía, debió ser auxiliado con miles de millones de euros? (En el rescate a la banca española.) Hoy España tiene 26 por ciento de desocupados, en su mayoría jóvenes, y desahuciados/desalojados. ¿En qué estadísticas figuran esas tragedias? ¿Cuáles son los parámetros o ‘procedimientos’ con que el FMI analiza países quebrados que siguen endeudándose, con pueblos desesperanzados? ¿Qué pasa con los países emergentes que sostuvimos la economía global la última década y hoy quieren hacernos cargo de platos rotos por otros? ¿Se conoce alguna sanción del FMI, alguna decisión sobre quienes se enriquecieron ellos y fundieron el mundo? FMI+FBI contra Argentina. No se asusten, el FBI son los Fondos Buitre Internacionales.”