Malvinas: "Ningún país acepta la soberanía inglesa"


El canciller argentino afirmó -cerca de su viaje a Londres- que desea reunirse con su par británico pero "sin condicionamientos ni ultimátum". Timerman comentó que durante su gestión se habrá reunido con 70 cancilleres y nadie le planteó una imposición.

Malvinas: "Ningún país acepta la soberanía inglesa&q


"En su carta el canciller inglés dice textualmente: “You have to accept this condition” (usted tiene que aceptar esta condición) y me pone una fecha tope “January 29th” (29 de enero), o sea encima me plantea un ultimátum", comentó Héctor Timerman a Página 12 en una entrevista.

El canciller argentino se mostró en todo momento abierto a dialogar, al igual que el gobierno, pero afirmó que no aceptará un ultimátum o imposición por parte de los ingleses.

"Este lunes estaré en Londres y nuevamente dejaré una invitación a que nos encontremos", comentó.

Timerman aseguró que va a concurrir como invitado al Parlamento para reunirse con los congresistas ingleses.

Allí viajarán los presidentes de la comisiones de Relaciones Exteriores de ambas Cámaras, Daniel Filmus y Guillermo Carmona, y "encuentros con organizaciones de 18 países europeos que apoyan que se establezca una negociación sobre Malvinas", según exclamó.

"Las Naciones Unidas han sido tajantes, se trata de una colonia de habitantes implantada por una potencia colonial. Por eso las Naciones Unidas han rechazado cualquier planteo de autodeterminación", fue la respuesta de Timerman sobre posibles tratativas con los habitantes de las islas.

Timerman también hizo referencia a los bienes argentinos que están siendo explotados por Gran Bretaña como la pesca y el petróleo.

Pidió, además, a Inglaterra que "diga la verdad" sobre los submarinos nucleares que tienen en la zona y el material nuclear que trasladaron a las islas pero que se les cayó al mar.

También comentó un hecho de la reciente reunión de los países americanos y Europa, donde una diputada británica dijo: "Esta es una de las razones por las que nos deberíamos ir de la Unión Europea”. "¡No los apoya ni Europa!", exclamó el canciller.