El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Corrupcion Policial, Secuestros y Aprietes

Estuvo seis días desaparecido y fue liberado después de que los familiares fueran recibidos por el ministro de Gobierno y Seguridad de Santiago del Estero

Un agente denuncia que la propia policía lo secuestró y torturó


Nelson Villagrán integra el Cuerpo de Montada de Santiago del Estero. Harto de los malos tratos, movilizó a sus compañeros pero comenzaron a hostigarlo y amenazarlo. "Tengo material que prueba la corrupción de la Fuerza", dice.

Corrupcion Policial, Secuestros y Aprietes


El policía Nelson Villagrán llora porque está vivo. Siente vergüenza ante las hijas y la mujer que intentan serenarlo, pero Villagrán, desconsolado, sigue un rato más. Después, cuando la garganta se libera del nudo, al fin lo dice.
–Yo esperaba el tiro.

El agente del cuerpo de montada de Santiago del Estero estuvo secuestrado seis días. Durante el cautiverio, que él atribuye a sus denuncias contra la misma fuerza que integra, Villagrán fue torturado con la mecánica del submarino seco: una bolsa que envuelve la cabeza, quitando todo el aire. También sufrió palizas y violencia psicológica, con amenazas discrecionales a su familia, que lo desmoronaron hasta el trauma. Padeció sed y hambre antes de ser arrojado al monte en plena noche desde un vehículo.

"Todavía no puedo creer que esté vivo –sentencia–. Yo estaba con los ojos vendados, esperando que me pegaran el tiro cuando escuché que arrancó el motor. Entonces salí corriendo y no sé donde me caí, pero me quede ahí, tirado sobre el pasto casi sin moverme, pensando en mis hijas, en mi mamá, en mis hermanos, en todos."
El martes 22 de enero, alrededor de las 19:30, Villagrán, de 36 años y padre de dos nenas de diez y seis, fue rodeado por al menos tres hombres al llegar a la casa de un primo, sobre la calle Juana Manuela Gorriti al 100, en La Banda. Lo bajaron de mala manera de su moto Honda Strong negra y lo subieron a lo que él describe como camioneta del tipo "Trafic". Mientras le tapaban la cabeza con un buzo le repetían que se tranquilizara porque ellos sólo querían hablar. Pero los captores de Villagrán no cumplieron su palabra.

"Pasó un tiempo hasta que me bajaron de la camioneta y me llevaron a un lugar que no pude ver. Ahí comenzaron a preguntarme quien me pagaba, mientras me pegaban cachetazos. Después, me pusieron una bolsa en la cabeza y fue desesperante. No podía respirar, me dolía la cabeza, quería vomitar pero no podía. En un momento deseé que me mataran porque el sufrimiento era mucho", admite el hombre, antes de volver a quebrarse.

Hasta que no se lo contaron, Villagrán no supo cuantos días pasó así. Si reconoce que sufrió varios desmayos, que dormía como podía en el piso y que jamás le dieron de comer. Lo último que hicieron con él antes de subirlo de nuevo a un vehículo fue ponerlo de rodillas y echarle agua fría con una manguera. Aunque Villagrán intuía que era para borrar las huellas de una inminente ejecución, fue un alivio para su sed.

El lunes 28, a casi una semana de no saber nada de su hijo, María Celia Taboada encabezó el reclamo que marchó desde el Puente Carretero hasta la Plaza Libertad. Esa tarde, el ministro de gobierno, José Emilio Neder, y el Jefe de Policía, Marcelo Pato, recibieron a la madre y a los demás familiares de Villagrán y se comprometieron aun más en la búsqueda.

Alrededor de las 23:20, un llamado telefónico de una vecina alertó que el policía desaparecido se encontraba con vida en un cruce de la Ruta 1 con Castelli. Villagrán fue trasladado al hospital de La Banda, donde permaneció en observación hasta el martes. Ese día también declaró ante el juez de la segunda nominación Marcelo Bernasconi (ver recuadro).

–¿Quiénes le hicieron esto?
–La única cara que vi, y que no reconocí, fue la de uno los tipos que me "levantaron" en lo de mi primo porque después siempre tuve la cabeza tapada, pero por la forma de actuar pienso que fueron policías, porque sé que dentro de la fuerza hay gente que se dedica a eso. No quiero generalizar, pero esa era una de las razones por las que iba a renunciar.

CASTIGO. El último 3 de octubre, el agente de montada Villagrán viajó a Buenos Aires para denunciar en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación irregularidades en la policía de Santiago del Estero y amenazas contra él y su familia. Villagrán había tenido meses atrás la mala idea de movilizar a sus compañeros en el reclamo de mejores condiciones de trabajo.

"Cobrábamos sueldos básicos de 875 pesos pero igual nos maltrataban y humillaban y encima cuando asesinaron a un compañero nuestro durante un operativo ni siquiera ayudaron a la familia a pagar el funeral. Entonces empecé a contactarme con policías de Tucumán que después de un acuartelamiento habían logrado mejoras y reivindicaciones, pero de inmediato empezó el hostigamiento. Recibía llamadas anónimas a cualquier hora y hasta me amenazaron con iniciarme una causa por drogas", repasa Villagrán.

Todo empeoró cuando los propios compañeros dejaron de tratarlo por orden de los superiores. Villagrán pidió una licencia por dos meses para aliviar su situación pero cuando quiso extenderla se la negaron. Al volver lo notificaron del traslado a Pampa de los Guanacos, a más de 400 kilómetros de su casa y antiguo trabajo. La única opción que le quedaba era la carpeta médica.

"Pusieron que yo –se queja– tenía problemas psicológicos y entonces me quitaron el arma reglamentaria, pero lo único que le había explicado al médico policial era que no podía dormir bien por el estrés y la angustia que sentía. De esa forma tenían la coartada perfecta para desacreditarme. Por ejemplo, mi familia me contó que los policías en vez de buscarme les decían que yo andaba deambulando por ahí porque estoy loco o porque tenía una amante. Eso son mentiras. Después van a decir que me auto lesioné o que me secuestré solo".

Mientras el paradero de Villagrán era un misterio, los diarios más importantes de la provincia recogieron las versiones echadas a rodar por las autoridades policiales y sugirieron que la desaparición se debió a razones de índole personal, mencionando que el policía se encontraba "bajo tratamiento psicológico".

–Yo sabía que no podía volver más así que esperé que me dieran el alta para renunciar y contar todo lo que sabía, pero la carpeta médica se terminó el 8 de diciembre y desde entonces nadie me llamó para, aunque sea, preguntarme por qué no me presentaba a trabajar".

–¿Y qué es lo que usted sabe?

–Yo tengo materiales comprometedores que prueban la corrupción de la policía de Santiago. Todo lo que vi me llevó a perder el entusiasmo que tenía cuando entré a la fuerza. Descubrí que la policía no está para servir a la comunidad y por eso me arrepiento de ser uno de ellos.

–¿Cómo se sigue después de esto?

–Mi vida ya está destruida porque yo sé cómo trabajan ellos. Cuando hacen algo así no dejan cabos sueltos. «


Cronología del Caso

Denuncia: El miércoles 3 de octubre del año pasado, el agente Nelson Villagrán viajó a la Ciudad de Buenos Aires para denunciar ante el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos irregularidades en la policía de Santiago del Estero y amenazas contra él y su familia.

El secuestro: El martes 22 de enero pasado, a las 19:30 Villagrán fue rodeado por al menos tres hombres cuando iba a la casa de su primo en la localidad de La Banda, que lo bajaron de su moto, lo subieron a una camioneta tipo Trafic, y le taparon la cabeza con un buzo.

El reclamo: El lunes 28, tras pasar seis días desaparecido, la madre del policía, María Celia Taboada, encabezó una movilización reclamando la aparición con vida de su hijo que marchó desde el Puente Carretero hasta la Plaza Libertad y fue recibida por autoridades policiales y provinciales.

La aparición: Esa misma noche, alrededor de las 23:20, un llamado alertó a la policía que la víctima se encontraba en el cruce de la Ruta 1 y Castelli del barrio Villa La Rosita. El hombre contó que antes de subirlo a la camioneta lo manguerearon.

Una Causa sin Carátula

El expediente que tramita el juez de segunda nominación Marcelo Bernasconi aún no tiene carátula. Desde su despacho explican que todavía no tienen indicios probados de que el policía Nelson Villagrán haya sido privado de su libertad.

"Sabemos que el denunciante estaba con licencia médica por problemas psicológicos y tomando medicación. Por eso no descartamos ninguna hipótesis, y eso incluye la posibilidad de que Villagrán se haya perdido o desaparecido por propia voluntad."

Luego de la declaración del policía, el juez Marconi decidió algunas medidas, entre ellas, tomar testimonios al círculo íntimo del denunciante y a sus compañeros de trabajo, para definir si el agente antes de desaparecer tenía sus facultades mentales alteradas. También ordenó un relevamiento en la zona donde fue hallado Villagrán, en busca de testigos que hayan visto al policía descender por la fuerza de algún vehículo.

"De todas formas, para su tranquilidad, dispusimos una consiga policial en la casa de Villagrán", confió un vocero del caso.

El dato

Gastón Villagrán, hermano de Nelson, también fue víctima de un secuestro en los últimos días, cuando salió de su casa en Río Gallegos para ir a trabajar. La familia no descarta que esté relacionado con el hostigamiento al policía.

3 comentarios - Corrupcion Policial, Secuestros y Aprietes