Tras robar una vivienda, un joven ingresó a otra para continuar con su raid delictivo, pero se quedó dormido en la habitación.

Lo detienen dormido en una de las dos casas que asaltó


Un joven de 21 años fue detenido cuando se quedó dormido en una habitación de una casa a la que había entrado a robar, horas después de cometer un asalto en la vivienda lindera, en el barrio de Villa Pueyrredón.

Una mujer salió de su vivienda de Terrada al 3500 para ir al médico y al volver notó que en la cocina había comida y una botella de vino semivacía, lo que le llamó la atención. La dueña de casa, de 60 años, empezó a revisar las diferentes habitaciones, hasta que llegó a su cuarto y encontró a un desconocido durmiendo, vestido con ropas de su hijo. La mujer cerró con llave y pidió ayuda a un vecino al que habían asaltado durante la madrugada. Entonces, agentes de la Policía Metropolitana entraron a la vivienda y apresaron al delincuente, que era buscado por robos anteriores. En su poder se encontraron relojes, joyas, celulares y dinero en efectivo.

La dueña de casa descubrió al delincuente que “estaba dormido en la cama y tenía ropa de mi hijo” y pensó que podía ser el ladrón buscado, que habría aprovechado para entrar a la vivienda cuando ella salió. “Apagué la luz, eché llave, fui y le dije al vecino que llame a la policía. Los agentes entraron y sacaron al chico”, detalló. La mujer recordó que “pude hablar” con el ladrón antes de ser llevado por la policía, “y le dije que Jesús lo amaba. Me respondió que él era malo, pero le dije que el ladrón en la Cruz (crucificado junto a Jesús) también está en el Cielo”.