El Gobierno norteamericano pretende ofrecer acceso gratuito a Internet en todo el país lo que podría sentar un precedente exportable al resto del mundo.

Estados Unidos  pretende ofrecer acceso gratuito a Internet


La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) propuso en 2012 lanzar WiFi gratis a nivel nacional en Estados Unidos como medida con la que estimular la innovación tecnológica y el crecimiento económico.

El plan que desde el primer momento ha contado con el apoyo de las grandes compañías tecnologicas como Google o Microsoft, todavía debe ser aprobado en el Congreso norteamericano para que sea efectivo. No obstante, el regulador estadounidense de las telecomunicaciones ya ha empezado a liberar el espectro de 195 MHz en la banda de frecuencia de 5 GHz.

Todo apunta que el Gobierno norteamericano está dispuesto a invertir el dinero necesario para instalar esta red que funcionaría a través de una conexión WiMax, con la que ofrecer un servicio de banda ancha.

Compañía proveedoras de Internet y empresas de la industria telefónica como AT&T, o T-Mobile, han mostrado su rechazo al plan de la Comisión Federal de Comunicaciones instando a traves de sus grupos de presión, que ya cuentan con el beneplacito del Partido Republicano, para que se subasten más frecuencias en lugar de liberar el espectro.

Las frecuencias que el Gobierno quiere liberar son mucho más potentes que aquellas en las que actualmente se ofrece el WiFi de uso doméstico y tienen un alcance mucho mayor, ideal para ofrecer servicios de banda ancha en zonas de difícil acceso donde el despliegue de cable no es rentable.

Caso de ser aprobado el plan de FCC, todavía pasarían varios años hasta que se tuviera acceso libre a Internet. Además el proyecto tendría cierta complejidad a la hora de evitar que las conexiones quedaran colapsadas en grandes ciudades con millones de habitantes. No obstante lo anterior, Google ya está proveyendo de WiFi gratuito a ciertos barrios de Nueva York y a determinadas zonas de Silicon Valley.

Esta ambiciosa iniciativa está siendo observada por otras instituciones de otros países interesadas en ver las posibilidades de implementar una red WiFi gratuita con la que no solo facilitar el acceso a Internet a los ciudadanos con menos recursos económicos sino impulsar el crecimiento de las nuevas tecnologías como motor de crecimiento económico.