Habló el soldado que abatió a Osama Bin Laden

Fue el primero en entrar en la habitación ubicada en el tercer piso de la residencia de Bin Laden en Abbottabad. El jefe de Al Qaeda estaba en la oscuridad, sin poder ver nada, mientras que el equipo de soldados estaba equipado con lentes de visión nocturna.
En una entrevista con la revista Esquire, el soldado de las fuerzas especiales estadounidenes que mató a Osama narró, con la condición de permanecer en el anonimato, la operación que se desarrolló en Pakistán durante la noche del 1 al 2 de mayo de 2011.
"Bin Laden estaba de pie. Tenía las manos en los hombros de una mujer, empujándola hacia delante, no excatamente a mí, pero en dirección al ruido del pasillo. Era su esposa más joven, Amal", relató este padre de familia de 35 años.
Disparó tres balas, la última en la cabeza del hombre más buscado del mundo, en una acción que no duró más de 15 segundos desde su llegada al tercer piso. "Todo el mundo lo quería muerto, estaba implícito", explicó el integrante del famoso equipo 6 de los Navy Seals.
Este veterano de la guerra contra el terrorismo abandonó el Ejército en 2012 sin ningún tipo de protección total, ya que no pasó los 20 años de servicio requeridos para obtener una pensión por retiro o por enfermedad, y sólo cumplió 16 años allí.
"Descubrirá muy pronto que cuando te vas después de dieciseis años en la Marina, con el cuerpo lleno de cicatrices, artritis, tendinitis y daños en los ojos ésto es lo que obtienes de tu empleador y de una Nación agradecida: Nada", explicó su padre en declaraciones a la revista, que estarán publicadas en la edición de marzo.
"No recibirá nada, ninguna pensión ni atención médica ni protección para sí mismo o su familia. Él tomó riesgos monumentales, pero es incapaz de aprovechar cualquier recompensa", cerró su padre.