“CUANDO REANUDO UNA RELACIÓN, ME ENTREGO ENTERA Y MÁS...”
● Luego de su affaire con Matías Alé, la vedette se reconcilió con Guillermo Penna ● “Eso es parte del pasado, ahora quiero alguien que me transmita paz”, asegura ● La ex GH saca chapa y desafía: “La cola operada no me gusta. La mía es natural y es la mejor del país” ● ¿Qué pasa con el hijo de Tinelli?
Floppy Tesouro : " me entrego entera "

AL NATURAL
Floppy refresca su escultural físico, horasantes de partir a Colón, Entre Ríos, donde se presenta con la comedia La noche de las pistolas frías. “Algún día podré decir que yo fui pionera en esta nueva plaza teatral. Tengo propuestas para seguir en invierno y también de tevé”, cuenta.
TODA

El poder del bisturí parece ser soberano. Ya no debería asombrar que la ciencia, en los tiempos que corren, termine dejando el rostro del Lobo idéntico al de Caperucita Roja, con una simple visita al quirófano. Perfeccionan, potencian y embellecen. Las cirugías aparentan ser la herramienta más efectiva a la hora de levantar la autoestima… y otras cosas más. ¡Como la cola! Ya son varias las chicas de la farándula que se robustecieron los glúteos: Silvina Luna, Virginia Gallardo, Pamela Sosa, Mónica Farro, Fernanda Vives… Y en platea, socarronas, observan las agraciadas por la naturaleza. Esas que no necesitan pasar por la anestesia ni realizarse los prequirúrgicos. Como Floppy Tessouro (28). "No hay como la cola natural", desafía la vedette, quien duplica la apuesta: "Yo soy como la Coca Sarli, pero de atrás. Lo mío es todo genética. Así como se la recuerda a ella por las lolas, a mí, dentro de unos años, se me va a recordar por mis glúteos". Protagonista de La noche de las pistolas frías, Floppy no le escapa al tema y se ríe de un eventual romance con Francisco, el hijo de Marcelo Tinelli, aunque reconoce: "A cualquier chica del medio le gustaría ser la nuera de Marcelo".
floppy

–¿Lo del coqueteo con Francisquito fue ficción o realidad?
–Se armó un revuelo con todo eso. Lo primero que digo es que tengo la mejor con Marcelo, trabajé cuatro años en la empresa, y me sentí como en mi casa. Soy una persona muy respetuosa de mi trabajo y de la gente que quiero. Y Marcelo es uno de ellos. El tiene mucho que ver en el crecimiento de mi carrera, mi paso por sus programas fueron muy importantes para que yo pudiera progresar. Con Francisquito también tengo la mejor de cuando lo cruzaba en Ideas del Sur, de saludarlo, y siempre que me lo crucé conversamos de la mejor manera. Que hubo charlas vía Twitter, sí, efectivamente las hubo, pero que no tienen nada que ver con lo que se dijo. Francisquito es una persona más chica que yo y verdaderamente nunca hubo ningún acercamiento desde ese lugar.
–¿Pero si te encara lo rebotás?
–No tengo el perfil para estar con un chico de 15 o 16 años. Francisquito es un bombonazo, pero para una chica de su edad. Tiene toda una vida por delante para encontrar una mujer bella que lo acompañe en la vida, porque es un gran chico y muy buena onda. No se habló nunca desde ese lugar. A mí me encantaría formar una amistad, pero nada como pareja. Yo tengo otra edad y cada cosa se da en su momento. No coincidimos. Nunca se quiso pasar y probar a ver cómo reaccionaba yo. Todo esto surgió por un tuit en el que me halagó. Lo levantaron todos, porque de tantas mujeres del Bailando, se fijó en mí. Yo le respondí porque me pareció que había sido algo muy copado, y además porque soy una persona agradecida. Y se armó un revuelo… Sí hemos charlado vía Twitter, pero hay buena onda y nada más.
–A cualquier chica del medio le gustaría ser la nuera de Tinelli, ¿coincidís?
se

–¡Olvidate! Pero me parece que hay que adecuarse a la edad de cada uno, además yo estoy de novia. Fran es un copado y el hijo de una persona a la que respeto mucho y le deseo lo mejor.
–Volviste con Guillermo Penna, ¿con qué objetivos para esta segunda etapa?
–Volví hace dos o tres meses. Los objetivos cuando uno vuelve con una ex pareja es como pienso yo siempre: ¡Vamos por más! Hay que dejar que las cosas vayan fluyendo, no hay que apresurar nada. Sinceramente, los dos volvimos desde otro lugar y con ganas de proyectar cosas juntos a futuro. Que sea lo que tiene que ser, lo que el destino mande. Las intenciones de ambos son más efusivas que cuando nos conocimos por primera vez, y después de una ruptura todo se potencia por las ganas de corregir los errores que tal vez se cometieron en el pasado. El habernos elegido nuevamente está bueno, porque yo soy muy noviera, y cuando empiezo una relación voy muy en serio, si no no lo blanquearía. No debe haber ninguna relación que yo haya tenido en la que no haya dado todo. Queremos brindarnos paz, yo trabajo mucho todo el año y busco una persona que sea mi cable a tierra, de lo contrario no tendría sentido.
entrega

–¿Estar bien del corazón influye en lo laboral?
–¡Claro! Estamos haciendo una gran temporada con La noche de las pistolas frías, una comedia muy divertida y para toda la familia, en la cual tanto Emilio Disi como todo el elenco trabajamos a la par. Estoy feliz también porque veo que no me equivoqué cuando decidí sumarme a este proyecto de ser pioneros en Entre Ríos. Al principio, cuando (el productor) Daniel Comba me lo propuso, lo tomé como algo muy novedoso, porque se trataba de una nueva plaza. No dudé ni un minuto y la verdad es que nos está yendo genial. Se armó un elenco muy copado, con el que me llevo muy bien, y eso es algo importantísimo. No me quiero olvidar del tema de mi personaje, que es algo distinto, hago de mala, me llevo mal con todos, una mujer con mucho carácter, que huye de los hombres…
Floppy Tesouro : " me entrego entera "

–¡Si sos así con Guillermo seguro se escapa!
–¡No! Por suerte para los dos, se trata solo de un personaje. Fuera de broma, gracias a Dios tuve varias propuestas para el verano, pero me incliné por esta comedia por la plaza teatral, por la relación que tengo con Emilio y también por el elenco.
–¿Qué opinás del debate colas operadas y colas naturales?
–No comparto la operación, porque no me gusta como queda, pero sí respeto a quienes se la hacen. Cada uno es dueño de su cuerpo, y cada uno elige cómo moldearse. Uno no puede decirle al otro qué debería hacer y qué no. Yo tuve la suerte genética de tenerla, ja, y no me la toqué nunca. No tuve la necesidad. Pero por otro lado, también entiendo que haya gente que quiera tener menos, más, cada loco con su tema. Está buenísimo tenerla natural, aunque no critico. Yo, tranquila con lo mío.
TODA

–En la tuya no hay bisturí de ningún tipo…
–¡Para nada! Esto tiene que ver con mamá, porque tengo la misma cola, o sea que ¡gracias a mamá! Estoy con electrodos con el doctor Mühlberguer, y por otro lado entrené tres meses con el equipo de Pablo Benadiba. Tres meses parece poco, pero yo en 27 años no había hecho gimnasia. Las colas operadas quedan como quedan, pero la mía es natural. Yo soy algo así como la Coca Sarli, pero de cola, porque tengo todo mío.



Disculpen las fotos pero a manolo no le gustan
http://www.taringa.net/manolo12/mi/ZXlMN