Productos del huerto. Cocina vegetariana. Paisajes espectaculares. Alojamientos para olvidar el mundanal ruido


Insolito:Hoteles para vegetarianos y sus mascotas veganas


Esperar un plato con ansias, ya sea por hambre o simple expectativa, y encontrarse con una rebosante ensalada, poblada de hojas verdes y moradas, puede ser una alegría para algunos y una verdadera tragedia para otros. La ausencia del chuletón humeante y jugoso resultaría decepcionante, excepto para aquellos que han hecho de lo «verde» una forma de vida. Muchos vegetarianos van más allá e incluso se proponen cuidar el medio ambiente y a sí mismos apostando por alimentos ecológicos (frutas y verduras en las que no se usan productos químicos, como fertilizantes, plaguicidas, etc.), y que valen también para los que no renuncian a la carne.

Los hoteles vegetarianos están en todo el globo. Veggie-Hotels ofrece más de 300 hoteles y B&B vegetarianos en 45 países de todos los continentes. Opciones económicas y muy bien valoradas por sus clientes pueden encontrarse también en una de las páginas líderes en hoteles y albergues: HostelBookers.

La Fuente del Gato se halla a solo 45 kilómetros de la capital, en Olmeda de las Fuentes, un pueblo de 200 habitantes, ideal para hacer una escapada y desconectar. Se trata de un Hotel Rural Vegetariano. « Hoy en día aun hay muy pocos lugares donde se ofrezca comida vegetariana ecológica bien preparada y quería ofrecer a mis huéspedes lo que me hubiera gustado encontrar para mí», cuenta Ana Moreno, dueña del hotel y vegetariana desde hace 25 años. Ofrece un menú cuyos alimentos son obtenidos de huertos ecológicos de la zona. Pero eso no es todo: «Damos cursos de cocina vegetariana y crudivegana y organizamos fines de semana depurativos con ayunos de zumos de verduras y frutas ecológicas» añade.

El hotel cuenta con cuatro habitaciones dobles con todas las comodidades, y el lugar, Olmeda de las Fuentes, invita a hacer una escapada y «pasear por entre las huertas, ir al balneario próximo en Carabaña y visitar las bodegas de vino ecológico del pueblo de al lado, Pozuelo del Rey». Una opción muy tentadora incluso para los que no son devotos de las verduras: «Casi la gran mayoría de gente que viene no es vegetariana. Vegetarianos somos pocos y el hotel es un fiel reflejo de la realidad. No hace falta ser vegetariano para venir a probar algo diferente y disfrutar de una nueva perspectiva culinaria», concluye la responsable del hotel.

perros