Boudou omitió a Oyarbide las compras de sus muebles de lujo

El juez lo sobreseyó y aseguró que no excedió los $100.000 en gastos para su despacho del Senado; el vicepresidente no informó pagos por otros $142.000 en productos de primera línea

Boudou omitió a Oyarbide las compras de sus muebles de lujo


No fueron simples trabajos de pintura y reformas en los baños, como se informó a la Justicia. Cuando desembarcó en el Senado, Amado Boudou no ahorró en gastos y compró muebles de lujo para equipar su oficina. El vicepresidente omitió esas compras por $142.000 cuando el juez federal Norberto Oyarbide investigó la reforma de su despacho.

En la causa, que se inició el año pasado tras rumores de la instalación de un jacuzzi en la Cámara alta , Oyarbide sobreseyó a Boudou y en su fallo determinó que no había excedido los $ 100.000. El vicepresidente, no obstante, había gastado más del doble: la lavada cara le costó, en total, unos $238.000.

"Carece de asidero sostener que las refacciones se llevaron a cabo por un monto y procedimiento desconocido, cuando todo ello se encuentra debidamente documentado en el expediente", asintió Oyarbide en el fallo absolutorio.

LA NACION accedió a una serie de disposiciones internas del Senado que confirman la compra de un escritorio de estilo italiano, muebles de diseño norteamericano, iluminación de una distinguida línea, entre otras adquisiciones. Pese a que el fiscal de la causa, Carlos Rívolo, pidió "toda la documentación relativa a las obras", las autoridades del Senado sólo informaron reformas en los baños y trabajos de pintura.

Oyarbide determinó que Boudou no gastó más de $100.000 para su despacho, pero el vicepresidente gastó $238.000


No consta en la causa que Oyarbide haya inspeccionado las instalaciones de la Cámara alta. Los documentos expuestos por las autoridades del Senado y la palabra de funcionarios cercanos a Boudou fueron prueba suficiente para que el juez dictara el sobreseimiento.

La principal adquisición que Boudou omitió fue un escritorio italiano por el que pagó $ 42.765. Para acompañar esta "joya" del diseño, Boudou adquirió sillas "Aluminium" y una mesa circular, ambas del reconocido diseñador Charles Eames. El Senado le pagó $37.498 por estos productos a la empresa Colección SACIF.

El Senado también giró $15.356 a Iluminación Agüero SA. Y, sin más descripción que "artefactos fijos", aparece una disposición por $46.356,58. Como adjudicatario figura, sencillamente, un nombre propio: Claudio Alejandro González.



LA DEFENSA DE BOUDOU

En enero de 2012, Boudou había pedido comenzar las obras de manera "urgente" para que su despacho quedara listo antes del inicio las sesiones ordinarias. Las órdenes de pago por los muebles, los artefactos y la iluminación fueron firmadas en marzo, a pocos días de que se hiciera público el caso Ciccone.

Los rumores sobre la supuesta instalación de un jacuzzi llevaron luego el tema del despacho del vicepresidente hasta la Justicia. Ante Oyarbide, las autoridades del Senado desmintieron la existencia de ese artefacto y alegaron que las obras de remodelación no habían superado los $100.000, el límite que permite la normativa interna de la Cámara alta. Ese tope había sido modificado días antes del comienzo de las compras.


Oyarbide sobreseyó a Boudou y determinó que no gastó más de $100.000. Foto: Archivo / Fernando Massobrio
Según consta en el expediente judicial, el fiscal Rívolo requirió "la totalidad de la documentación relacionada con los trabajos de remodelación ordenados". Pero la defensa de Boudou informó sólo una parte del acondicionamiento de su despacho: reformas en los baños y pintura.

Los testigos que presentó Boudou argumentaron que "los baños estaban en un estado deplorable y que lo pintado estaba seriamente dañado". Ninguna referencia hicieron al mobiliario exclusivo que el vicepresidente eligió para coronar su nuevo lugar de trabajo.

En la causa judicial declaró el secretario Administrativo del Senado, Juan Zabaleta, que notificó a Oyarbide que las remodelaciones costaron $96.400 y que estuvieron a cargo de Berenguel SA, una empresa que se dedica a "obras de pavimentos", según consta en su página web. Zabaleta, mano derecha del vicepresidente, justificó la elección de esta firma por haber presentado el presupuesto más económico.

Las autoridades del Senado habían movido las piezas días antes del comienzo de las compras. El 1° de febrero el vicepresidente modificó la normativa interna, lo que le permitió hacer contrataciones de hasta $ 100.000 con dinero del "fondo rotatorio", un suerte de "caja chica" del Senado, sin proceso de licitación. Antes de su desembarco en la Cámara alta, no podían gastarse más de $50.000 bajo esta modalidad.

De esa forma, el pago a Berenguel por $96.000 no presentó irregularidades ante los ojos de la Justicia.

INCOMPATIBILIDADES

Además de las omisiones judiciales, los documentos oficiales a los que accedió LA NACION revelan que las compras de muebles de lujo tienen diversas incompatibilidades administrativas con la nueva normativa interna dictada por el propio Boudou.

El "fondo rotatorio" sólo puede utilizarse para realizar compras en situaciones de emergencia. El vicepresidente lo utilizó para pagar, al menos, $ 142.000 en muebles de lujo.

La nueva disposición impuesta por Boudou autoriza a realizar más de una adquisición para una obra en el Senado, pero estableció como mínimo tres meses de plazo entre cada una de las compras. Sin embargo, los muebles, las luces y los artefactos se pagaron en menos de veinte días: fueron cuatro órdenes de compra entre el 9 y el 27 de marzo.

Debían pasar tres meses de plazo entre cada compra. Boudou hizo cuatro erogaciones en menos de veinte días


Las disposiciones internas también señalan que se deben presentar al menos tres presupuestos a la hora de elegir proveedores para poder elegir la opción más económica. Sin embargo, los muebles de lujo que eligió Boudou son comercializados bajo licencia. Es decir, las marcas elegidas por el Senado no tienen competencia en esos productos exclusivos.

Pese a que los documentos oficiales a los que accedió LA NACION detallan el número de expediente de cada proceso de compra, las autoridades del Senado se negaron a entregar la información completa a este medio, clave para determinar la transparencia de cada proceso.

2 comentarios - Boudou omitió a Oyarbide las compras de sus muebles de lujo

@sosunhdp +1
Que caradura que es este chavon, que egoista y soberbio