Noruega: el enemigo silencioso durante la guerra de Malvinas 1982

Como miembro de la OTAN, dio su apoyo total a Gran Bretaña durante el conflicto bélico. Información satelital y movimiento de buques y tropas, pudo haber sido el informante directo a la hora de hundir el Crucero Gral. Belgrano...

Noruega: el enemigo silencioso durante la guerra de Malvinas

Hace pocos días, una agencia de noticias de Noruega NRK Brennpunkt publicó información inédita a raíz de la emisión de un documental titulado "Guerreros Secretos" que se centra en el servicio de inteligencia de Noruega.

El enemigo "silencioso"

Como miembro de la OTAN, Noruega mantenía en el máximo secreto la ubicación de la estación Fauske II cerca de la ciudad de Nordland, que durante el conflicto bélico de 1982, interceptó información sobre los movimientos de la flota argentina. La información fue robada de satélites espías soviéticos, que eran los únicos que podían tener alcance en el Atlántico Sur. Las potencias occidentales, como los EE.UU. y Gran Bretaña no tenían cobertura satelital independiente sobre las Islas Malvinas en 1982.

Un exmilitar británico declaró, que "cuando estalló la guerra, no teníamos información de inteligencia alguna sobre el Atlántico Sur. Fue allí cuando obtuvimos la ayuda de los noruegos, que nos dieron un flujo de información constante sobre los buques de guerra argentinos. La información llegó a nosotros todo el tiempo y fuimos directamente a la sede de guerra en Northwood, cerca de Londres. La información se actualizaba continuamente y nos decían exactamente donde estaban ubicados los barcos de guerra argentinos".

Uno de los buques de guerra detectados por los servicios de inteligencia noruega, fue el Crucero ARA"General Belgrano", hundido por un submarino nuclear británico, matando a 323 aergentinos. Si el crucero se hundió en base a la información que se proporcionó en Noruega, no se puede saber hoy con certeza, pues el secreto militar sobre el asunto, sigue vigente.

Robo a los rusos

La estación Fauske II está situada en la península Vetan, Nordland. Desde los mediados de los 60, la estación ha tenido como una de sus tareas principales la de recoger las señales hacia y desde los satélites de vigilancia soviética y rusa. De esta manera, la estación ha sido capaz de reconstruir las imágenes satelitales y las áreas que los rusos observaban.

Otros tipos de satélites rusos han alcanzado señales electrónicas del radar en la tierra - incluyendo el sistema skipsradarer. En Fauske los operadores de inteligencia han sido capaces de leer estas señales, y trazar la posición exacta de los buques argentinos.

Durante la Guerra de las Malvinas esta información fue vital para el Reino Unido.

Todavía en operaciones

La ubicación geográfica favorable de la estación de escucha Fauske II, por estar dentro de la cuenca electrónica de los satélites rusos, lo hacen capaz de ejecutar este tipo de actividades de inteligencia. Originalmente, la estación era parte de una cadena de cinco estaciones de escucha en todo el mundo que se reunían en las actividades espaciales soviéticas. Las otras cuatro estaciones, situadas en Japón, Pakistán, Turquía y Alaska en los EE.UU. están actualmente cerradas. Fauske II, sin embargo, ha sido ampliada y mejorada significativamente en los últimos años y todavía está en pleno funcionamiento.

Ningún representante de la Inteligencia de Defensa de Noruega ha querido realizar declaraciones o dar algún tipo de información oficial sobre el papel de Fauske durante la Guerra de Malvinas.

Gran Bretaña y la OTAN contra la República Argentina

Argentina, si bien obtuvo el apoyo de la República del Perú, libró una batalla totalmente desigual desde lo tecnológico contra el Reino Unido de Gran Bretaña, que contó con el apoyo de material bélico por parte de Estados Unidos de Norteamérica, y además, con el apoyo de Canadá y Noruega para brindarle información como la publicada en esta nota.

Así y todo, el enemigo imperial no pudo evitar que el 80% de su flota quedara fuera de servicio, entre buques hundidos, inutilizados o averiados gracias a la heroica acción de los aviadores argentinos de la Fuerza Aérea y Naval.

Traducido del noruego de la web Brennpunkt por equipo de redacción El Malvinense®