El experimento fue realizado por un equipo de investigadores de las prestigiosas universidades niponas de Tokio y Meiji.

Japoneses generan artificialmente un páncreas en un cerdo

Científicos nipones han generado de manera artificial un páncreas en un cerdo mediante el empleo de células de un embrión de la misma especie, lo que podría ayudar a producir órganos humanos en animales en el futuro, informó hoy la televisión NHK.

Para el experimento, llevado a cabo por un equipo de investigadores de las prestigiosas universidades niponas de Tokio y Meiji, se clonó en primer lugar un embrión de cerdo común del que se extrajeron algunas células.

Esas células fueron implantadas en otro embrión clonado de cerdo que había sido genéticamente modificado para no tener páncreas, y que después fue introducido en el útero de una hembra.

Los investigadores explicaron que el cerdo que parió esa hembra nació con un páncreas que se generó a partir de las células implantadas.

El órgano funcionó correctamente, ya que el ejemplar registró niveles normales de azúcar en sangre y alcanzó la edad adulta.

El equipo espera que esta técnica pueda ser aplicada para producir en animales órganos humanos para trasplantes, y especialmente en el cerdo, ya que los órganos de esta especie son aproximadamente del mismo tamaño que los de una persona.

El profesor de la Universidad de Tokio Hiromitsu Nakauchi, que dirigió la investigación, dijo a NHK que su grupo está técnicamente preparado para llevar a cabo este tipo de experimentos.

El equipo planea llevar a cabo primero estudios generales a través de la implantación de células iPS humanas modificadas en un embrión de cerdo, que luego se introduciría en el útero de una hembra de esta especie.

Las células pluripotentes inducidas (iPS) tienen la capacidad de ser programadas para convertirse en cualquier tipo de tejido.

Sin embargo, las leyes japonesas prohíben realizar un experimento de esta naturaleza por sus implicaciones éticas.

Un comité del Gobierno nipón revisa actualmente las directrices para este tipo de investigaciones, aunque los expertos creen que la materia requerirá de un profundo e intenso debate en materia ética y de seguridad sanitaria.