Los británicos blancos abandonan Londres en masa y ya son minoría

Más de 600 mil se mudaron a zonas rurales empujados por las oleadas inmigratorias. El número es similar al total de la población de Glasgow, la capital de Escocia. Sólo en los barrios más opulentos la tendencia es inversa.

Los británicos blancos abandonan Londres en masa y ya son m


Ya sea por la crisis, la movilidad social, la xenofobia , la inseguridado o la homosexualidad unos 620 mil británicos blancos abandonaron Londres durante la primera década del nuevo milenio y pasaron a ser una minoría, constituyendo apenas el 45% de la población. La cifra de exilados de la gran urbe es similar a la cantidad de habitantes de Glasgow, la capital escocesa. La población total de la capital de Inglaterra asciende a poco más de ocho millones de personas.
"Esta mudanza suele ser caracterizada como el vuelo blanco: la población autóctona es forzada a dejar sus vecindarios por los inmigrantes extranjeros. Puede ser parte de la historia, pero la evidencia sugiere también la aspiración y el éxito económico de la clase trabajadora", argumentó un informe especial de la BBC. El trabajo destacó que mientras el número de británicos blancos cayó a menos de la mitad en la capital británica, en el resto de Inglaterra y Gales aumentó en 220 mil. El descenso de 400 mil entre los blancos dentro de la totalidad de la población se explicaría por una baja tasa de natalidad y la emigración interna.
Los doce municipios con el mayor incremento de población británica blanca están casi todos en el este de Inglaterra y, en general, son zonas rurales y tranquilas. "Parecería que en la primera década del siglo XXI el sueño de escapar al campo se hizo realidad para decenas de miles de británicos blancos urbanos", señala el periodista Mark Easton, autor de la nota presentada por la cadena británica.
El caso de Barking y Dagenham, un municipio de Londres, grafica este cambio demográfico. En 2001, el censo indicaba que más de 80% de los residentes eran británicos blancos, pero en 2011, pasaron a ser la mitad menos uno: sólo el 49% eran blancos y británicos.
"En los años transcurridos entre los dos últimos censos ocurrió un importante cambio cultural en Londres, particularmente en los municipios exteriores. Algunos británicos blancos se mudaron porque su vecindario se transformó culturalmente, los salones de té y restaurantes fueron reemplazados por puestos de pollos para llevar y supermercados halal (orientales)", escribe el autor.
Un análisis más detallado de Londres revela cuántos vecindarios de los municipios exteriores han visto caer significativamente su población británica blanca. Sólo los opulentos municipios de Richmond y Kingston a la orilla del río Tamésis en el oeste son una excepción a una tendencia impensada a fines de la década del 1990. «
Ansa


inglés para todos los médicos

El Servicio Nacional de Salud británico impondrá a partir de abril estrictas reglas para obligar a todos los médicos extranjeros a hablar un perfecto inglés. La medida fue tomada luego que el alemán Daniel Ubanile, en su primera consulta en el país, diera a un paciente una sobredosis letal de un medicamento al entender equivocadamente lo que el enfermo le decía. Previamente, el mismo Ubanile fue rechazado en un hospital por su mal manejo del idioma, pero más tarde fue empleado por una clínica de Cambridgeshire, donde ocurrió el hecho irreparable.
Curiosamente, el gobierno impondrá ahora las estrictas normas para regular y exigir niveles elevados de inglés a todos los médicos, rigidez que no aplicaba a los provenientes de la Unión Europea. Niall Dickson, del Consejo General Médico, aseguró: "En la actualidad contamos con esa herramienta sólo para médicos que no vienen de la Unión Europea ." También se creará una lista con los médicos rechazados para practicar su profesión como consecuencia de falta de conocimiento de inglés, y evitar de esa forma que sean empleados en otros centros del país.
Según el Ministerio de Salud británico, al menos unos 88 mil médicos extranjeros están registrados para poder ejercer su profesión, incluidos 22.758 provenientes de Europa.