La despachante de Aduana Paula De Conto había denunciado que el secretario de Comercio la hostigó en dos oportunidades. "La causa ya pasó por tres jueces y dos fiscales", se quejó

Denuncian que la investigación contra Moreno por amenazas está parada


El de 2012 fue un septiembre agitado para el secretario de Comercio. Primero lo denunció la titular de ADECUA, Sandra González: afirmó que el funcionario la echó a los gritos de una reunión. Unos días más tarde, De Conto dio a conocer su caso: se presentó en la Justicia porque, dijo, Moreno la amenazó en dos oportunidades, una por teléfono y otra en su despacho.

Hoy, casi seis meses después, mientras González enfrenta una denuncia del Gobierno por estafa, De Conto protesta porque el expediente no avanza. En diálogo con radio La Once Diez afirmó que "la causa está igual que al principio". Y lamentó: “Pensé que después de mi caso más gente iba a denunciar a Moreno, pero no".

"La causa ya pasó por tres jueces y dos fiscales", detalló la despachante de aduana. En efecto, el primero en renunciar fue Norberto Oyarbide. “Tuve más de 50 llamadas deseándome la muerte”, alegó en su momento, y pidió su inhibición. El juez Daniel Rafecas rechazó esa presentación, pero finalmente la Cámara Federal lo removió. Y la causa quedó a cargo de Ariel Lijo.

Según recordó De Conto con la emisora porteña, aún no recibió ninguna notificación vinculada a la causa. Tampoco llegó a buen puerto su pedido de audiencia con la presidente Cristina Kirchner. “Alguien es responsable de tener a estos funcionarios y apañarlos de alguna manera. Me dijeron que en 15 días iba a tener una respuesta”, sostuvo. Esa solicitud la hizo en octubre del año pasado.