El vocalista tiene la costumbre de arrojar su micrófono inalámbrico a la multitud al final de sus conciertos. Esta tradición provocó un accidente que puede costarle 5.000 euros en esta ocasión.


Axl Rose, demandado por romperle los dientes a un fan



Los hechos tuvieron lugar hace unos días en Perth, Australia, continente por el que Guns n' Roses están de gira con ZZ Top y Rose Tattoo como artistas invitados. Como es habitual, en el momento de éxtasis final del recital, entre estruendos sonoros y lumínicos, el micrófono inalámbrico de Axl vuela hacia el público en forma de último gesto de complicidad.
Sin embargo, en esta ocasión la mala suerte se cruzó inesperadamente por allí y el micro terminó impactando de manera accidental directamente contra la cara de Darren Wright, un hombre de 39 años que, aturdido por el golpe, tardó unos instantes en comprender lo que había sucedido.
"Pensé que me habían tirado al suelo, pero pronto noté los trozos de dientes en mi boca y alguien buscando entre mis piernas el micro. No creo que haya sido su intención, pero fue directo a mi boca, por lo que me sorprende que no me hiciera más daño. Ahora sólo quiero que alguien me pague la reparación de mis dientes rotos", ha relatado el herido.
Para poder lucir de nuevo una sonrisa decente, Wright, que rechazó saldar el asunto con un micro autografiado por Axl, tal y como le ofreció el promotor de la gira, reclama 5.000 dólares a través de un bufete de abogados de la ciudad. "No creo que ese micrófono arreglara mis dientes", ha declarado con sorna el afectado.






-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------