Lo golpearon por gay en nombre del papa Francisco

Ocurrió en una fiesta privada en la localidad bonaerense de San Isidro. Acusan a alumnos de un colegio católico.

Lo golpearon en nombre de pancho I


Un joven de 21 años denunció haber sido golpeado ferozmente por dos alumnos de un colegio católico que le recriminaron su condición de homosexual durante una fiesta celebrada en una casa del partido bonaerense de San Isidro, informó Noticias Argentinas.

"El Papa es argentino, no puede haber putos argentinos", fue lo que asegura haber escuchado Pedro Robledo por dos alumnos del Colegio Educativo Carmen de Arriola Marín en el momento en el que se encontraba de la mano de su pareja, de 20 años.

"Estaba de la mano con mi novio y se acercó un chico diciéndonos que nos teníamos que separar porque era una casa católica", explicó Robledo, quien señaló que todo comenzó anoche cuando la pareja arribó junto a un grupo de amigos, entre los que se encontraba sus dos hermanas, a una vivienda en la que se celebraba una fiesta de bienvenida a jóvenes que regresaban de los Estados Unidos.

"Estábamos caminando por la calle cuando nos paró un chico y dijo que nos teníamos que separar, porque era una casa católica. Le dijimos que no lo queríamos hacer porque no ofendíamos a nadie", contó el joven en declaraciones al canal C5N.

"Después vino el hermano de este chico y la cosa se puso muy pesada. Nos decían putos de mierda, váyanse. Ustedes no pueden procrear, son deformes. Que no podíamos estar en esa casa porque eran todos católicos. Eran cosas muy pensadas", continuó en el relato.

El joven les dijo que también era católico y que comulgaba, y que no pensaba que ofendía a nadie, momento en el cual recibió un puñetazo.

"Perdí un poco el conocimiento y no se cuantas personas me agredieron", sostuvo el joven, que dijo que podía identificar por el nombre a uno de los agresores, que también llegaron a golpear a una de sus hermanas y a un amigo.

"Los dos chicos que me pegaron son del colegio Marín, pero no creo que tenga mucho que ver, porque también fui a colegio católico y tenemos amigos en ese colegio", explicó.

La pareja se presentó a realizar la denuncia de la agresión ante la comisaría quinta de San Isidro. "Lo más feo es que usen el nombre del Papa, que dice que quiere generar un cambio y abrir la Iglesia para todos", concluyó el muchacho, publicó Noticias Argentinas.