El Gobierno reparte $ 64.400 millones en 58 planes sociales

importancia política que tiene la distribución de planes sociales para el gobierno nacional podría ser sintetizado en una sola cifra: en un año reparte 64.400 millones de pesos, entre 18,3 millones de personas, a través de 58 programas diferentes.

Así lo determinó la investigación "La trampa de la dependencia económica", elaborada por la Fundación Libertad y Progreso sobre la base del presupuesto 2012, al que tuvo acceso LA NACION.

En el mismo ejercicio, la gobernación bonaerense, de Daniel Scioli, distribuyó 52 planes entre 4,2 millones de beneficiarios por 4640 millones de pesos. Es decir que entre la Nación y la provincia, se invirtieron en 2012 más de 69.067 millones de pesos en transferencias sociales.

Pese a la gran confusión de asignaciones sociales, la pobreza en el país sólo disminuyó de 25,9% en 2007 a 21,9% en 2011, según la estimación del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA).

En cambio, según el Indec, la pobreza bajó de 22% a 7,4%. El mismo organismo indicó que en ese período la inflación promedio fue 8,7 %, en contraste con las consultoras privadas, que la estiman en 23 puntos de promedio.

En total, en la provincia de Buenos Aires hay 110 programas de transferencias monetarias: 58 de la Nación y 52 provinciales. Cualquier ciudadano bonaerense puede acceder en forma simultánea a varios planes y de ambas jurisdicciones.

En 2012, la Nación entregó 18.321.939 subsidios sin contraprestación, mientras que las asignaciones distribuidas por la provincia fueron 4.192.243.

"La falta de control, evaluación, información pública y coordinación entre organismos son algunas de las razones por las que no se logró el impacto esperado", señaló el documento en relación con su impacto para reducir la pobreza y la desigualdad social. No obstante, el PBI creció 28,9% desde 2007 hasta 2011, según el Indec, y rondó el 20%, según consultoras privadas.

"Los mismos beneficiarios dan cuenta de una dependencia casi sin salida de la ayuda estatal. Perciben un gran desincentivo a la búsqueda de empleo en blanco. Por eso hablamos de la trampa de la dependencia económica", señaló Marcos Hilding Ohlsson, uno de los autores del trabajo y concejal de San Isidro por Convocación por San Isidro.

Para llegar a esa conclusión, la consultora Pensamiento Lateral hizo cuatro Focus Groups en el barrio de emergencia La Cava.

En el nivel nacional, cinco organismos otorgan ayudas sociales. La Anses tiene 17 programas para 12.557.647 beneficiarios por $ 30.856 millones. El Ministerio de Desarrollo Social llega a 4.988.606 beneficiarios con 12 programas y $ 25.343 millones; el de Planificación, a 195.280 personas, con 5 planes y $ 5.226 millones; el de Trabajo, a 518.697 personas con 13 planes y $ 2.554 mil millones, y el de Educación, a 257.000, con 11 programas y $ 447 millones.

En suma, son 58 programas nacionales, para 18.321.939 beneficiarios, por 64.427 millones de pesos.

"No hay bases únicas de beneficiarios, no están coordinados y articulados, ni medición de objetivos o resultados, condiciones fundamentales para evaluar el éxito y hacer correcciones", señaló Agustín Etchebarne, autor del estudio.

Por su parte, Hilding Ohlsson subrayó que en los programas bonaerenses "hay casi la misma cantidad de planes que la de la Nación, pero con montos más bajos, menor cantidad de beneficiarios y generan poco impacto". Recomendó entonces "revisar y unificar la mayor cantidad de subsidios".

"Además -señaló-, hay barrios a los que llegan más subsidios y otros que reciben menos. Es muy discrecional la asignación."

Por la falta de información oficial y de respuestas de los organismos públicos, Hilding Ohlsson, Etchebarne y Axel Jorgensen señalaron haber encontrado "grandes trabas para consolidar los datos".

El impacto de la distribución de planes sociales sobre la conducta electoral de los beneficiarios, ha sido siempre un tema de polémica en años de elecciones.