Murió Margaret Thatcher

La exprimera ministra británica murió a los 87 años como consecuencia de un derrame cerebral. Líderes de todo el mundo lamentaron la muerte de la llamada "Dama de Hierro", aunque en su país surgieron también voces críticas, entre ellas la del exalcalde de Londres y del sindicato de mineros, uno de los sectores de la economía más afectados por la onda expansiva del liberalismo. Mario Volpe, presidente del Centro de Excombatientes de Malvinas de la ciudad de La Plata (Cecim), consideró que Thatcher "murió impune, sin ser juzgada" por haber provocado "la continuidad de la guerra con el hundimiento del Belgrano".


























La exmandataria, cuyo funeral se celebrará en la catedral de San Pablo en Londres, en una ceremonia con honores militares, habría muerto en el Hotel Ritz, donde habría residido desde las pasadas Navidades. Según sus deseos, su cadáver no será expuesto al público.

Thatcher, quien se convirtió en la primera mujer en ocupar el cargo de primera ministra, gobernó Gran Bretaña entre 1979 y 1990, y ganó tres elecciones seguidas hasta su dimisión, cuando pasó a formar parte de la Cámara de los Lores. "Lady Thatcher no sólo dirigió nuestro país, salvó nuestro país", afirmó David Cameron, a quien la noticia sorprendió durante una visita oficial en Madrid. "Hemos perdido a una líder maravillosa, una maravillosa primera ministra y una gran británica", escribió el actual sucesor de la Dama de Hierro en Twitter.

El mandatario canceló la rueda de prensa conjunta que tenía previsto ofrecer en la capital española junto con su homólogo Mariano Rajoy, quien alabó "la firme determinación reformista" de la exprimera ministra y su "legado valiosísimo". "Margaret Thatcher tomó un país que estaba de rodillas y lo volvió a poner en pie (...) Por eso se ha ganado un lugar en la historia", agregó Cameron ya en el Reino Unido.

Desde Estados Unidos, el presidente Barack Obama calificó a Thatcher como "una de las grandes campeonas de las libertades", una opinión que compartió Nancy Reagan, viuda del expresidente Ronald Reagan, con quien sostuvo el Consenso de Washington. "Ronnie y Margaret fueron almas gemelas políticas, comprometidas con la libertad y resueltas a acabar con el comunismo", afirmó la exprimera dama en un comunicado.

Del mandato de Thatcher destacan la guerra de las Malvinas contra la Argentina y sus enfrentamientos dentro de la Comunidad Europea. Su frase "Quiero que me devuelvan mi dinero", con la que impuso el "cheque británico" en el marco de la UE, se hizo legendaria. "Siempre estaremos agradecidos por todo lo que hizo por nosotros", dijo preciesamente el gobierno de las Islas Malvinas (Falklands para los ingleses), en su cuenta de Twitter. "Será recordada tanto por sus contribuciones como por sus reservas a nuestro proyecto común", destacó por otro lado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso. La reina Isabel II de Inglaterra, por su parte, expresó su pesar por el fallecimiento.

El sucesor de Thatcher en la jefatura de gobierno británico y en la cúpula del partido conservador, John Mayor, lamentó la muerte de una "auténtica fuerza de la naturaleza" y un "fenómeno político". "Sus reformas de la economía, la ley de sindicatos y su recuperación de las islas Malvinas la eleva por encima de los políticos normales y no se habría conseguido con ningún otro líder", señaló Mayor. "Sus espectaculares características siempre serán recordadas por quienes trabajaron cerca de ella: coraje y determinación en la política y espíritu de humanidad y generosidad en privado", señaló.

El político laborista Tony Blair, otro expremier británico, comentó que fue una figura clave. "Muy pocos líderes consiguen no sólo cambiar el panorama político de su país sino también del mundo. Margaret fue una de esos líderes. El impacto global (de su gestión) fue amplio", dijo. "Y -agregó- algunos de los cambios que ella hizo en Reino Unido fueron preservados al menos en algunos aspectos por el gobierno laborista de 1997 y además fueron aplicados por gobiernos de todo el mundo".

Por su parte, el expresidente soviético Mijail Gorbachov destacó la contribución que Thatcher hizo al fine de la Guerra Fría. "Margaret Thatcher tendrá siempre un lugar en nuestro recuerdo y en nuestra historia", escribió el premio Nobel de la Paz en su página web, recordando también que la relación entre ambos fue al principio "complicada", pero siempre estuvo marcada por una "comprensión mutua". "Fue sin duda la persona más clara e influyente de la política de las últimas décadas", afirmó entretanto desde La Haya el presidente ruso, Vladimir Putin.

"Estimaba mucho a Margaret Thatcher por su amor a la libertad, su franqueza incomparable y la firmeza en sus posturas", expresó el excanciller alemán Helmut Kohl, "padre de la reunificación" alemana. "Margaret Thatcher y Helmut Kohl: ésta fue una relación especial, plena de altibajos", dijo el veterano político. "Y pese a todas las divergencias en algunos temas fue hasta el final y ante todo, un trato mutuo pleno de respeto". "No olvidaré su participación para superar la división de Europa y poner fin a la Guerra Fría", afirmó por su parte la canciller Angela Merkel.

"Hizo una gran contribución a la caída del Muro de Berlín, de la Cortina de Hierro y a lograr que la libertad y la democracia pudieran llegar a todos los rincones del mundo", dijo por su parte el presidente chileno, Sebastián Piñera, el primer líder latinoamericano en reaccionar a la noticia. En tanto, el papa Francisco, a través del secretario de Estado vaticano Tarcisio Bertone, recordó "con aprecio los valores cristianos que respaldan el compromiso (de Thatcher) con el servicio público y la promoción de la libertad entre la comunidad de naciones".

Thatcher marcó la política británica y parte de la internacional en los años 80. Dentro de su país fue conocida por su dureza contra los tradicionalmente fuertes sindicatos, los recortes de prestaciones sociales y una ola de privatizaciones. Los críticos lo consideraron un grave error, pero sus defensores consideran que sentó bases políticas estructurales importantes para el país.

A contramano de todos los saludos de condolencia, los mineros del carbón aseguraron que hoy es "un gran día": "Para el sindicato (la muerte) no llegó lo suficientemente pronto y estoy encantado de haber sobrevivido a ella", dijo el secretario general de la Asociación de Mineros de Durham, David Hopper, que precisamente cumplía hoy 70 años. "Parece que será uno de los mejores cumpleaños de mi vida". Los mineros sugirieron que tal vez se manifiesten durante su funeral. "Ella realmente odiaba a la gente trabajadora y tengo muy malos recuerdos de lo que hizo", agregó. "Ella hizo que todo el país se volviera contra nosotros y la violencia a la que se nos sometió fue terrible", concluyó.

Por su parte, Mario Volpe, presidente del Centro de Excombatientes de Malvinas de la ciudad de La Plata (Cecim), consideró que Thatcher "murió impune, sin ser juzgada" y opinó que "no va a quedar en el recuerdo como alguien que haya aportado nada a la paz". Al respecto, manifestó que la "Dama de Hierro" tuvo la oportunidad de frenar la guerra, pero que el hundimiento del crucero argentino General Belgrano, que se encontraba fuera de la zona de exclusión establecida por Londres, intensificó el conflicto bélico. "Siempre recuerdo esa decisión de hundir el crucero porque teniendo la oportunidad de haber parado la guerra, nunca lo hizo, sino que la intensificó", expresó Volpe.