El mediático que denunció un caso de lavado que involucra a un empresario de Santa Cruz cedió su lujoso auto a una concesionaria para que le encuentre comprador

El empresario Leonardo Fariña quedó en el centro de la escena en las últimas horas luego de confesar en una cámara oculta que trabajó como "valijero"para lavar dinero de un empresario del sur del país vinculado con el poder.

El año pasado, cuando emergió en la noche porteña y logró conquistar el corazón de la modelo Karina Jelinek en pocos meses, este contador que se formó en La Plata se había mostrado en diferentes vehículos de lujo, una de sus perdiciones junto a la tecnología.

En el medio del escándalo, Fariña vende su Ferrari


Durante esas primeras apariciones públicas, Fariña se dejó ver en dos modelos de la prestigiosa marca italiana Ferrari. En su momento se dijo que una de ellas las había adquirido en Punta del Este, con euros en efectivo que llevó en un bolso de mano en el momento de cerrar la operación.

Meses atrás, cuando fue consultado sobre los autos en los que solía manejarse, Fariña indicó que accede a ellos a través de grupos empresarios que contratan sus servicios. Las Ferrari, el Audi TT y la BMW X6 en la que se lo vio no están a su nombre, sino de empresas que habían confiado en los trabajos del esposo de Jelinek.

Mito o realidad, una de las Ferrari en las que solía verse a Fariña amaneció hoy en una concesionaria cercana a la Quinta Presidencial de Olivos. Según trascendió, el auto busca un nuevo dueño y, a pesar de ser el modelo más económico de la marca italiana, su tasación rondaría en $1.600.000.

El modelo California es el primero de producción con techo rígido plegable. Es un descapotable de dos plazas, que comenzó a venderse en 2008 en Europa y a comercializarse en nuestro país a partir de 2010. Tiene un motor V8 de 4.3 litros de cilindrada que, según el año del modelo, puede entregar 460 o 490 caballos de fuerza. Acelera de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y puede alcanzar una velocidad máxima de 310 km/h.