El pedido desesperado de la esposa de un muerto "no-oficial" de La Plata

Alejandro Nuccitelli, de 45 años, había quedado atrapado en su auto en las inundaciones y murió tras 15 días en coma. Tenía dos nenas y mantenía a toda su familia.

El pedido desesperado de la esposa de un muerto "no-ofi

Tras la fuerte inundación en La Plata, un hombre murió luego de estar 15 días en coma. Había quedado atrapado en su auto durante seis horas, hasta que su cuerpo fue rescatado. Su muerte no figuraba en los listados oficiales que difundió el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

Se trata de Alejandro Nuccitelli, de 45 años, padre de dos nenas pequeñas. Tras su muerte, su esposa Natividad, que no tiene trabajo, no sólo carga con el dolor de haber perdido a su esposo con el que compartía su vida desde hacía siete años, sino que se quedó sin sustento para sus hijas y para pagar el alquiler de su vivienda, informó el diario platense El Día.

El último mensaje que Natividad recibió de su marido, esa trágica tarde del 2 de abril, fue “Llamame”. En ese momento, cuando el reloj marcaba las 17.50 de ese día, Nuccitelli intentaba subir el auto que conducía a la rambla de 66 y 28. Lo rescataron seis horas después, inconsciente, y lo trasladaron en una camioneta particular al Hospital Italiano. Cuando ingresó, a las dos de la mañana, ya estaba en coma. Murió 15 días después.

“La nena de cuatro años pregunta a qué hora va a llegar papá”, contó un mes después Natividad. Y relata que su marido, empleado en la división Antecedentes del ministerio de Seguridad bonaerense, estaba esa tarde trabajando de remisero.

“Amaba a su familia, se desvivía por nosotros, tanto que llegó a manejar un remis para que no nos faltara nada”, contó, entre el llanto, según publica el diario platense.

Natividad estuvo horas sin saber el paradero de su marido. Después del mensaje que recibió, no logró comunicarse con él, lo fue a buscar a la remisería donde trabajaba, pero no lo encontró, ni allí ni en ningún otro lugar. Recién a las 13:30 del 3 de abril supo que su esposo estaba en el Hospital Italiano.

“Cuando llegué me dijeron que había entrado en coma, con un cuadro de hipotermia, que había sufrido una arritmia cardíaca, y que el daño cerebral era muy grande porque había estado seis horas en un auto bajo el agua, sin oxígeno”, recordó. Y contó que en ese momento se le “cayó el mundo”.

Con un certificado de defunción en la mano, que habla de “sumersión”, Natividad pide ayuda: “Nos quedamos solas. Por favor, que alguien se apiade y nos dé una mano. Estoy desesperada”.

La cifra de muertos oficialmente difundida, que alcanzó los 51, fue duramente cuestionada, sobre todo tras la investigación judicial para determinar si se trataba de un número real.