Impulsan la modificación del himno nacional a 200 años de su creación

La iniciativa propone incorporar texto referido a los pueblos originarios. "Es necesario rendir un justo homenaje y reconocimiento", aseguró su impulsor.

Impulsan la modificación del himno nacional a 200 años de

Al cumplirse este sábado 200 años de la creación de la letra del Himno Nacional Argentino, impulsan la modificación del texto, con la incorporación de una cuarteta concerniente a los pueblos originarios.

La iniciativa es impulsada por el referente de Libres del Sur Jorge Ceballos, quien solictó que se reincorpore parte de la letra.

"Es necesario rendir un justo homenaje y reconocimiento a los pueblos originarios, cuya sangre derramada está en las bases de nuestro Estado. Desde las sucesivas conquistas del 'Desierto' hasta el actual gobierno, las políticas públicas hacia los pueblos originarios fueron de exterminio, exclusión y, hoy en día, clientelismo. Basta con ver la situación que viven los Qom en Formosa", expresó el ex funcionario kirchnerista.

El dirigente, además, agregó: "Por eso queremos reincorporar una cuarteta que reconoce la rebeldía del inca, que simboliza la lucha de los pueblos originarios contra el opresor. Que se cante en todas las escuelas del país, porque ellos son un componente constitutivo de nuestra Patria, nuestra Nación, nuestro Estado".

El Himno, según el proyecto, quedaría así:

Oíd Mortales, el grito sagrado:
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!
¡Oíd el ruido de rotas cadenas:
ved en trono a la noble Igualdad!
Se conmueven del Inca las tumbas
Y en sus huesos revive el ardor,
Lo que ve renovando a sus hijos
De la Patria el antiguo esplendor.
Desde un polo hasta el otro resuena
De la fama el sonoro clarín.
Y de América el nombre enseñado,
Les repite ¡mortales! Oíd:
Ya su trono dignísimo abrieron
las Provincias Unidas del Sud,
y los libres del mundo responden
¡Al gran Pueblo Argentino salud!
Coro
Sean eternos los laureles
que supimos conseguir:
coronados de gloria vivamos
o juremos con gloria morir.


Minuto Uno