El Salvador optara por aviones usados Cessna A-37 chilenos


La Fuerza Aérea Salvadoreña (FAS) optará por la compra de una flota de cazas chilenos usados Cessna A-37, con lo que se estaría descartando, al menos por el momento, la opción más novedosa y de operación óptima en cuanto a inversión por hora de vuelo de los cazas de ataque ligero Super Tucano de fabricación brasileña.

Así lo confirmó el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, en su discurso en la víspera del aniversario 189º de la creación de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), el cual se conmemora este 7 de mayo como el Día del Soldado.

Funes confirmó la compra a Chile de una flota de 10 aviones usados Cessna A-37 por un monto de inversión, por la vía de un préstamo, por 8,6 millones de dólares, lo que, en una división de aritmética simple, asigna un precio unitario por equipo de 860.000 dólares.

“Esta flota vendría a fortalecer, en caso de ser aprobado el crédito, a nuestra Fuerza Aérea, que en las últimas décadas no ha tenido el apoyo necesario, oportunamente haremos llegar esta solicitud a la honorable Asamblea Legislativa, sepan señores diputados y diputadas que la Fuerza Armada y particularmente la Fuerza Aérea se los agradecerán”, dijo Funes en su discurso en la Escuela Militar, en San Salvador, este lunes pasado, por la mañana.

militar


Por su parte, el ministro de la Defensa Nacional de El Salvador, el general de división Atilio Benítez, confirmó que pudo hablar acerca del tema con sus homólogos chilenos en la pasada Conferencia de Fuerzas Armadas de las Américas, celebrada en Uruguay.

“Nosotros tenemos de estos mismos aviones y con esto (la incorporación de los chilenos) venimos a reforzar, inclusive viene un stock de repuestos que también puede servir para poner operacionales algunos de los nuestros que no están operativos”, indicó Benítez.

Benítez tampoco descartó que con esta incorporación se venga a balancear un poco, aunque no del todo a favor de El Salvador, la diferencia de poder aéreo que otros vecinos en la región aventajan a las fuerzas salvadoreñas.

Esta compra dejaría sin efecto la iniciativa de finales de 2010, cuando Funes también confirmó la intención de comprar igual número de cazas nuevos brasileños de ataque ligero Embraer EMB314/A29 Súper Tucano, por un costo de inversión de más de US$100 millones, a razón de entre US$10 o US$12 millones por unidad.

Benítez admitió que se hubiera preferido los Super Tucano, sin embargo, no se logró los votos necesarios y “la discusión se tornó un poco política y salimos afectados nosotros (la FAES), porque no tenemos el equipo que hubiésemos querido, pero, sin embargo, este equipo viene a ayudarnos, pues viene reforzar lo que ya tenemos”.

cessna a-37 dragonfly


Por supuesto que ante el ojo del público no especializado podría parecer un gran ahorro, ya que lo que le costaría un solo Súper Tucano a la FAS, ahora le costará una flota completa de 10 equipos del modelo A-37, pero diversas fuentes técnicas ya han establecido lo cuantioso de la operación por hora de vuelo de los estadounidenses Cessna por encima de los turbohélice brasileños, pues los antiguos cazas A-37 pueden alcanzar hasta los US$2.000 por hora de operación y los Embraer tan solo alrededor de US$600.

Por si esto fuera poco, tampoco abundan los repuestos para los A-37; inclusive, El Salvador careció de defensa aérea de cazas por más de un año por falta de presupuesto para operar sus A-37 y escasez de repuestos y fue hasta hace un año que se logró la puesta en operación, con ayuda de los estadounidenses, pero con dificultades para encontrar repuestos, de tan solo tres A-37 y uno se accidentó hace un par de meses, sin víctimas que lamentar de sus ocupantes, y tan solo se contaría en la actualidad con un par de aeronaves en servicio, pero las cuales no hicieron acto de presencia en las celebraciones de este 6 y 7 de mayo, como se acostumbra cada año en el natalicio de la FAES, tan solo se contó con el modesto sobre vuelo en los actos de la Escuela Militar de un avión de transporte Aravá y una avioneta O2 Push and Pull.

Los A-37, populares en los 60, están saliendo, poco a poco, del servicio regular de las Fuerzas Aérea latinoamericanas y como ejemplo Chile que ahora pretende vender sus vetustos aviones, aún con “condiciones preferenciales”, como afirmó el Presidente Funes, pero al fin de al cabo deshaciéndose de sus inventarios militares de este tipo de equipos.

La misma Guatemala, con condiciones presupuestarias muy parecidas a El Salvador, sustituirá sus A-37 por seis modernos Super Tucano, los cuales podrían comenzar a ser entregados este mismo 2013.