El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Por ley, los perros lazarillos podrán ir a restaurantes y v

Por ley, los perros lazarillos podrán ir a restaurantes y viajar en colectivo
El Senado sancionó la norma
Quedó consagrado el derecho al acceso, deambulación y permanencia de los perros guía, en lugares públicos y privados. Fija las obligaciones del usuario y estipula las condiciones sanitarias e higiénicas que debe cumplir.
Por ley, los perros lazarillos podrán ir a restaurantes y v
Las personas ciegas que caminan por la calle con perros guía ya no tendrán obstáculos para entrar a los medios de transporte, comercios, cines, restaurantes, centros de salud u oficinas de la administración pública, gracias a que el miércoles se sancionó en el Senado una ley que lo permite.
Se trata de una norma nacional que consagra "el derecho al acceso, deambulación y permanencia, a lugares públicos y privados de acceso público, de toda persona con discapacidad total o parcial acompañada por un perro guía o de asistencia, en condiciones de igualdad con el resto de la ciudadanía". La ley ya tenía media sanción en la Cámara de Diputados, pero la lucha llevaba 12 años: el primer proyecto se presentó en 2001.
El perro guía es un animal especialmente entrenado para acompañar y conducir a personas ciegas o disminuidas visuales. Para realizar esa tarea, perros y dueños se entrenan en escuelas cerca de un mes.
En el mundo existen unas 65 escuelas de este tipo, según la agencia Télam. En general, se trata de iniciativas privadas que funcionan como fundaciones, dado que los perros –cada uno de ellos valuado en más de 30 mil dólares– no se comercializan en el mercado. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con Leader Dogs for the blind, la escuela de Rochester, Estados Unidos, donde obtuvieron sus perros los 22 ciegos argentinos que hoy tienen un lazarillo.
La nueva norma también establece la gratuidad del ejercicio de este derecho y establece una serie de requisitos de habilitación e identificación para que el perro guía sea reconocido como tal, al tiempo que fija una serie de obligaciones para el usuario –como el uso de una correa o arnés para sujetar al animal– y estipula las condiciones higiénicas y sanitarias que el lazarillo debe cumplir.
María del Carmen Gómez, técnica en narración oral y dueña de la perra labradora Keegan, dijo: "Estamos muy felices con la noticia pero para nosotros es un punto de inicio, lo que falta ahora es que la gente tome conciencia, la conozca y la cumpla. Hace once años que tengo una perra guía y todavía hay gente que me dice '¿cómo te dejan subir con ella al colectivo?', siendo que la norma específica sobre transporte es de 2003."
Mientras el tema se trataba en el Congreso, a última hora del miércoles, afuera se manifestaban distintas asociaciones ligadas a los discapacitados visuales, como FAICA (Federación Argentina de Instituciones de Ciegos y Amblíopes), y varios usuarios de perros guía.
El rosarino Maximiliano Marc es uno de los que, junto a su perro Bandit, luchó estos años por la sanción de esta ley. Ayer declaró: "Así como toda persona con discapacidades motoras tiene derecho a moverse con una silla de ruedas o un bastón, nosotros tenemos que tener derecho a movernos con nuestros perros, que son nuestros ojos. Lo que ocurría hasta ahora era que terminábamos siendo rehenes de nuestro propio territorio, porque en las provincias y municipios que no tenían una ley dependíamos de la buena voluntad de la gente." Y dio un ejemplo: "Me fui de vacaciones a Córdoba y terminé volviendo antes de tiempo porque fue un caos: los hoteles no nos querían alojar, nos hacían problema en cada café y en cada colectivo y yo ya no tenía ganas de perder media hora discutiendo cada vez que queríamos hacer algo". Las personas que participan del programa Leader Dog reciben un perro guía y completan un programa de capacitación de 26 días que incluye saber desplazarse en la ciudad, zonas rurales y por las noches, cómo incorporar un perro guía en la rutina diaria y conocimientos sobre el cuidado del animal. Allí consiguió Marc a Bandit, un labrador de cinco años: "Es mi compañía".

2 comentarios - Por ley, los perros lazarillos podrán ir a restaurantes y v