Eduardo Sadous había denunciado pedido de coimas y la presunta existencia de una "embajada paralela" en Caracas

Procesan por falso testimonio al ex embajador argentino en Venezuela

Procesan por falso testimonio a ex embajador argentino

El juez Canicoba Corral lo acusó formalmente tras haber sido desmentido por los empresarios y diplomáticos a quienes había atribuido las versiones sobre pagos indebidos para exportar maquinaria agrícola a aquel país.


link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=cvqPiYaH0Ao


El ex embajador argentino en Venezuela Eduardo Sadous fue procesado ayer por la justicia por haber prestado "falso testimonio" en la causa en la que denunció una presunta "embajada paralela" que funcionaba entre Caracas y Buenos Aires. El juez federal Rodolfo Canicoba Corral resolvió procesar al ex diplomático luego de haber sido careado con empresarios que supuestamente le habrían asegurado que debían pagar coimas en torno al 15% para exportar maquinaria agrícola a ese país a través de la contratación de una trader denominada Palmat. A su vez, le trabó un embargo por 10 mil pesos. Si la falsedad de los dichos del ex diplomático queda confirmada en sede judicial, podría generar un efecto cascada para la clausura del expediente en el que fueron acusados el Ministro de Planificación Julio De Vido y el ex interventor del Órgano de Control de Concesiones Viales (OCCOVI) Claudio Uberti.
El 9 de agosto de 2011 Sadous prestó declaración indagatoria acusado de los delitos de falso testimonio y omisión de denuncia, a partir de una presentación interpuesta por De Vido y por Uberti, quien era señalado como el intermediario por el diplomático. Allí ratificó su versión acerca de que el entonces ex agregado comercial en la embajada Alberto Álvarez Tufillo le había mencionado manejos y negocios a través de una "embajada paralela", y que el empresario ganadero de la empresa EC&A Eduardo Cavanagh le había hecho referencias a presiones y a sobornos para comerciar con Venezuela. Ambos habían desmentido a Sadous en sus declaraciones, por lo que el juez decidió someterlos a un careo. Canicoba Corral decidió finalmente el 22 de mayo pasado procesar por "falso testimonio agravado" a Sadous, sin prisión preventiva y lo embargó por 10 mil pesos. En la misma resolución, el juez consideró que no incumplió deberes de funcionario público al no haber formulado su denuncia a la vez que se desempeñaba como embajador en Caracas.
La decisión judicial implica una pena máxima de hasta diez años de prisión efectiva para el ex diplomático, por lo que se espera que su defensa interponga un recurso de apelación ante la Cámara Federal. Quien encabeza la defensa técnica de Sadous es el abogado Alejandro Carrió, quien a su vez integra el equipo de litigantes del Grupo Clarín.
La causa judicial comenzó enrevesada ante la dificultad de probar en sede judicial la existencia de un delito sobre el cual centrar la investigación, más allá de los dichos que supuestamente le habían transmitido sobre coimas y aprietes, y su correspondiente mediatización. Quien fue procesado por mentir, afirmó que en 2005 se enteró de los hechos que finalmente terminó denunciando en 2010. En sus dichos, Sadous había deslizado irregularidades por 91 millones de dólares en un fideicomiso con Venezuela por intercambio de fuel oil, hecho que motivó la denuncia originaria de la Coalición Cívica a través de Elisa Carrió. Tampoco se pudo probar un faltante de dinero en ese fondo. Pero otro dato llamó la atención de los investigadores: la operación por venta de maquinaria comenzó en 2006, por lo que no se había puesto en marcha mientras Sadous ocupaba la embajada, que dejó un año antes.
El expediente en el cual resultó procesado el ex embajador es un desprendimiento de la causa que tienen a su cargo el juez Julián Ercolini y el fiscal Gerardo Pollícita en el que se investiga la supuesta "embajada paralela" que operaba entre Buenos Aires y Caracas, el pago de coimas, y la contratación de Palmat. Desfilaron por ese expediente más de un centenar de empresarios, 45 de ellos que finalmente concretaron operaciones con Venezuela, y otros que no lograron llevar a buen término sus exportaciones. Todos negaron ante la justicia el pago de sobornos y ratificaron la intermediación de traders con comisiones similares a Palmat. Ese expediente –a pesar de que hace algunos días recibió el sonado testimonio de la ex secretaria de Néstor Kirchner, Miriam Quiroga, que poco aportó en sustancia probatoria– va camino a cerrarse, ante la imposibilidad de demostrar si existieron irregularidades.
El único testimonio que intentó apoyar los dichos de Sadous fue el del entonces ex defensor del Pueblo, Eduardo Mondino, pero tampoco agregó ninguna prueba, y confirmó que la Defensoría a su cargo firmó un dictamen de clausura de investigación en 2008 por ausencia de anomalías. Consideró "innecesaria" la participación de la trader en la operación, pero admitió que sólo "tenía comentarios informales" sobre presuntos pagos indebidos. De acuerdo a los testimonios de los empresarios integrantes de la Cámara que Fabricantes de Maquinaria Agrícola, las firmas que no tenían una representación en Venezuela, requerían de una intermediaria para trámites aduaneros, al menos hasta establecer una filial allí, algo que finalmente sucedió.
El procesamiento del único testigo-denunciante por haber sido encontrado responsable de falsear su declaración ante la justicia, generará un impacto sobre la causa que conduce Ercolini que probablemente precipite el sobreseimiento de los acusados y su cierre por ausencia de pruebas.