Imagen en la fuente


Nuevamente un peatón fue víctima de los perros sueltos, esta vez en Dina Huapi. El cartero cumplía su trabajo repartiendo correspondencia y fue atacado por los animales, mientras circulaba por el medio de la calle. Un dogo y un ovejero alemán salieron desde un predio privado y le provocaron todo tipo de heridas, que obligaron su traslado al hospital.
Serapio Lavayen, de 63 años, es un cartero muy conocido, ya que hace muchos años que trabaja en Bariloche y ahora lo hace también en la vecina localidad. En la tarde del sábado fue atacado salvajemente por los dos animales, quienes estaban sueltos y tenían acceso a la calle.
Nicolás Rybko, vecino de Dina Huapi, fue testigo del hecho y quien logró espantar a los perros para que no sigan mordiendo al cartero. "Eran alrededor de las 14:30 cuando escuché ladrar los perros de los vecinos, típica señal de que está pasando el cartero, el empleado de Camuzzi o la CEB. Fui hasta mi buzón y vi al cartero que estaba en lo del vecino dejando algo y seguía su camino", recordó. Explicó que minutos más tarde escuchó "unos gritos desgarradores que venían de la calle, todavía retumban en mi cabeza y me dan escalofríos, y salgo corriendo a mi tranquera y veo a dos perros en el medio de la calle atacando sin piedad al hombre que hacía su trabajo", recordó.
"Un dogo y un ovejero, sueltos y atacando, gritaba de dolor y trataba de defenderse en el piso, con las manos y como podía", relató el vecino a este medio.
Nicolás recordó que corrió "gritando y chiflando mientras hacía gestos con los brazos para que los perros me vieran y así desviar la atención hacia mi y que el hombre pudiera salir de esa terrible situación. A unos 20 metros me divisan y salen corriendo a la casa donde viven. El hombre tirado en medio de la calle gemía de dolor. Terminó con las dos manos todas mordidas y la cara desfigurada por las mordeduras".
Explicó que llamó a la policía y a los bomberos, mientras la víctima se desangraba. El dueño de los perros salió de la vivienda y llevó al cartero en su camioneta al hospital. Previamente encerró al dogo en la vivienda, pero al ovejero lo dejó suelto.
Dijo que varios vecinos se reunieron en el lugar y manifestaron su malestar por la gran cantidad de perros violentos sueltos que hay en la comunidad. "¿Hasta cuándo? ¿Hasta cuándo la municipalidad va a permitir tener perros sueltos por todos lados? No podemos ni hacer 3 cuadras para ir al almacén a comprar porque te atacan por lo menos 10 perros en 3 o 4 cuadras. El día de mañana, le puede pasar a cualquiera de nuestros hijos", evaluó.