Caso Ángeles Rawson: por qué la Justicia sospecha de la familia

Caso Ángeles Rawson: Sospechan De La Familia

De a poco, el crimen de Ángeles Rawson va encontrando el rumbo investigativo que hasta ahora había sido esquivo.

Luego de ríos y ríos de tinta que los medios publicaron y replicaron a pie juntillas sin chequear, finalmente se supo que la joven no había sido violada y el caso dio un inevitable giro de 180 grados: ya no se habla de un ataque sexual, sino de un ajuste de cuentas hacia su familia o un crimen intrafamiliar.

La postal es casi calcada a la que se vivió en agosto de 2011 cuando apareció el cuerpo de la pequeña Candela Rodríguez en medio de bolsas de basura y en una de las zonas más transitadas de Vila Tesei. En esos días, también se habló de un hecho delictivo “al voleo” y se insistió en la posibilidad de un secuestro extorsivo.

Finalmente, la verdad se impuso y se supo que en realidad todo se había tratado de un mensaje a la familia de la niña, especialmente a su madre, Carola Labrador. Más temprano que tarde, trascendió la trama completa, vinculada a una historia donde se mezclan policías corruptos, narcotraficantes y punteros políticos.

En el caso de Ángeles, es prematuro asegurar algo concluyente a ese respecto, aunque bien puede descartarse la posibilidad de que hubiera sido violada —Tribuna de Periodistas lo anticipó antes que ningún otro medio— y parece inconducente la línea que lleva al posible secuestro extorsivo. ¿Cómo es posible que nadie se contactara con la familia para pedir un rescate? ¿Por qué no se mantuvo viva a Ángeles si se buscaba una exacción monetaria?

Como puede verse, todo lo que se dijo hasta esta mañana, ha caído en saco roto. También parece descabellado el hecho de que hubiera actuado una banda profesional, como insisten en mencionar algunos periodistas de Buenos Aires. ¿Quién haría semejante trabajo en una de las zonas más transitadas de la Capital Federal y a esa hora de la mañana?

Más bien, todo parece indicar que la persona que la contactó era alguien que ella conocía muy bien, presumiblemente de su entorno más íntimo. Es quien la habría levantado y, eventualmente, asesinado.

Todo lo demás, lejos de denotar el trabajo de profesionales, muestra a las claras que hubo una mano aficionada detrás. Por caso, ¿qué posible sicario mataría a su víctima a través de una técnica tan primitiva como el ahorcamiento?

Está claro que la persona que asesinó a Ángeles tenía una motivación personal. La exteriorización de la elocuente saña es un síntoma claro de ello. Allí aparece un dato inquietante, que aún no ha sido confirmado: que habría sido estrangulada a través de una tanza. Si así fuera, un integrante de su familia tendría mucho que explicar.

No es casual que en estas horas la justicia se encuentre en la casa de la adolescente asesinada hurgando en su entorno íntimo. Existen fuertes indicios de que la familia oculta más de lo que conoce y la fiscal Paula Asaro sospecha que el caso se resolverá entre esas cuatro paredes. A ese respecto, las próximas horas serán reveladoras.

Los siguientes pasos de los investigadores se encaminan a determinar con quiénes se comunicó Ángeles —y en qué términos— los días previos a ser asesinada. Se analizarán los cruces de su celular, pero también sus mensajes en redes sociales, correos electrónicos y se hará un peritaje a su computadora personal.

La fiscal buscará confirmar a través de esas medidas una luctuosa versión que hizo circular en las últimas horas una compañera de colegio de la fallecida adolescente. Se trata de un secreto que le habría sido confiado por la propia Ángeles. Habrá que esperar.

Mientras todo esto ocurre, hubo una información que pasó sin pena ni gloria por algunos medios de prensa: hoy la Justicia decidió liberar a los últimos dos “perejiles” que habían sido encarcelados en el marco de la muerte de la mencionada Candela Rodríguez. Se trata de Hugo Bermúdez y Leonardo Jara, quienes permanecían en prisión a pesar de que no había pruebas en su contra.

Tribuna lo reveló en 2011, el mismo día que estos fueron puestos tras las rejas junto a otros chivos expiatorios. Ello echa por tierra las últimas mentiras de un caso que se parece demasiado al que hoy se indaga.

Como se ve, hay muchas coincidencias entre un caso y el otro, ¿pasará lo mismo respecto de la investigación?


Sospechan que a Ángeles Rawson la mataron para cubrir el ataque sexual :

Tenía lesiones compatibles con una violación que habrían sido causadas antes de la muerte. Las marcas en el cuello indicarían que la víctima fue estrangulada. Sospechan que la mataron para cubrir el supuesto ataque sexual.

estoy seguro que fue el padrastro como ella se defendió su padre la estrangulo..


comentarios:

La niña no puede haber sido asesinada en la calle o en la vereda, ya que se encontraba atada, con una bolsa cubriendo su cabeza y ahorcada con una soga. Es imposible hacerlo en la vía pública. La niña ha sido asesinada en una casa o lugar cerrado y ha ingresado a ese lugar ya sea porque es su casa o porque conoce a quien (o quienes) la mataron. Es posible que hayan actuado más de una persona. No es fácil cargar disimuladamente una bolsa con un cadáver. Esto no es un caso de "inseguridad".

.realmente es un giro inesperado el de esta investigación, pero de acuerdo a lo visto y escuchado en distintos informativos, dejando de lado el sensacionalismo de los mismos por el tema rating, en canal c5n durante la tarde hablo el padrastro y comento que su fuente de trabajo es el cobro de trabajos de una empresa fumigadora que posee su actual mujer( madre de ángeles ), y que tiene experiencia en el ramo de la pesca a nivel de asesoramiento, y que le gusta pescar a modo entretenimiento, en unos de los últimos partes, antes del allanamiento uno de los forenses, según trascendidos la chica había sido ahorcada o estrangulada con un especie de tansa de pesca ?? y no con otro elemento de mayor porte, tanto la madre como el padrastro no presentan ningún tipo de perdida aparente y su frialdad conmueve, creo y de acuerdo a lo observado en las notas, existe en esta muerte muchos puntos oscuros.

Aca la familia es sospechosa, y da mal olor escuchar de una madre decir de que "no esta enojada", ante el cadáver aun tibio de su hija....?
Esas son palabras que francamente no cierran y no son aceptables en medio de ninguna crisis de dolor, es mas, cuando hay un cuadro de muerte, el doliente mas cercano, lo primero que siente es desesperación y rabia, una inmensa rabia por la impotencia de ver a su ser querido muerto. Por eso para mi no encaja en este cableado mental de esa madre que diga QUE NO ESTA ENOJADA.
Como primera cosa, cubriendo a alguien...
El relato del padre o padrastro deja algunas preguntas que necesitan mas respuestas.
El rostro de la niña de tan solo 16 años ya tiene tatuajes en los costados de sus dos ojos. En términos psicológicos los tatuajes son muchas veces mutilaciones, que en este caso, y a tan tierna edad han sido permisibles por sus progenitores. Mutilarse cerca de los ojos, es a mi entender, a nivel intuitivo y muy personal una forma de no querer ver lo que se esta pasando y lo que esta viendo..
En fin, que son solo mis conclusiones que lindan en lo fantasioso de la serie policíaca de Hércules,
Y que posiblemente sea nada mas que eso. Un cúmulo de divagantes fantasías....


A mi lo que me llamó la atención de este caso fue que el mismo día que denunciaron su desaparición la encontraron muerta por la tarde. Llevaba 24 hs desaparecida. En otros casos te enteras de la desaparición de una persona luego de varios. Fue como si hubieran querido instalar un hecho de inseguridad al voleo para que luego de encontrada la chica muerta los medios se regodearan en el morbo de la violación seguida de muerte. Es mi opinión.
Adri de Mardel

La hipótesis que cierra es que haya sido el hermanastro Jerónimo Arellano Villafañe.
Acá su myspace:
http://ar.fotolog.com/chuhuevounpaame/mosaic/
Este muchacho tiene 2 denuncias por abuso sexual.
El secreto de la amiga debe ser que la víctima había sido Angeles.
Opatowski y la madre deben saberlo, por eso la mandre suena tan "comprensiva". El padre lo encubrió al ver la cagada que se mandó, por no saber que hacer y por proteger al hijo.