epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Recrudece tensión en Turquía y llaman a paro general


Recrudece tensión en Turquía y llaman a paro general


"Todo es Taksim, en todas partes hay resistencia", gritaban miles de manifestantes turcos que intentaban llegar a esa emblemática plaza del centro de Estambul, blindada por la policía para evitar una masiva protesta contra el primer ministro Recep Tayyip Erdogan.






Recrudece tensión en Turquía y llaman a paro general


Tras el violento desalojo el sábado de la acampada del parque Gezi, epicentro de las protestas antigubernamentales desde hace más de dos semanas, decenas de miles de personas se volcaron a las calles de Estambul y Ankara, la capital turca, para rechazar el autoritarismo de Erdogan.

La represión policial fue tan violenta, que los principales sindicatos de Turquía convocaron una huelga general para este lunes, con lo que la protesta continuará. Se trata de cinco sindicatos que agrupan a cientos de miles de personas en todo el país.

Preparados con máscaras y cascos para resistir la embestida de la policía, los manifestantes, que intentaban dirigirse a Taksim, coreaban lemas como "Tayyip renuncia" o "Tayyip sal a jugar con nosotros, no te tenemos miedo".

Después de los choques entre manifestantes y la policía que siguieron al desalojo, la policía custodiaba bajo máxima tensión la zona de Taksim y Gezi, lugar donde se originaron las protestas hace 19 días contra la demolición del parque.

"A partir de este momento, cualquier persona que se encuentre allí (Taksim y Gezi) será considerada por el Estado como miembro de una organización terrorista", aseguró el ministro turco de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, escalando aún más la situación.

Sin embargo, poco después, la policía antidisturbios alejaba con gases lacrimógenos a manifestantes que se acercaban por la céntrica calle Istiklal de Estambul, para impedir que se acercaran a Taksim.

La Plataforma de Solidaridad con Taksim había convocado una manifestación por la tarde en la plaza para recordar a los cuatro muertos de las protestas y exigir el cese de la violencia contra el pueblo turco, luego de calificar el desalojo de Gezi como un "crimen contra la humanidad".

Por su parte, el líder de la oposición turca, Kemal Kiliçdaroglu, del Partido Republicano del Pueblo (CHP, laico), instó a la policía a no reprimir a los manifestantes desobedeciendo las órdenes "ilegales" de Erdogan, a quien acusó de querer "llevar a Turquía a una guerra civil.

Mientras el centro de Estambul se convertía en un campo de batalla entre manifestantes y la policía, Erdogan pidió a los turcos que no se dejen engañar y desoigan los llamados a protestar en la plaza Taksim.

"Apelo al sentido común", dijo el premier desde un multitudinario mitin de su Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) que se llevó a cabo en Estambul pero en Kazlicecme, muy lejos de Taksim.

Asimismo, Erdogan justificó el desalojo del parque Gezi argumentando que sus ocupantes quería quedarse pesa a sus promesas de que cumplirá la voluntad popular respecto al polémico proyecto de reurbanizar la zona.

El detonante de las manifestaciones fue el proyecto de demoler Gezi para construir un centro comercial, pero la represión de las primeras protestas desencadenó una gran movilización en Estambul y otras ciudades de Turquía contra el autoritarismo de Erdogan, el avance de su agenda islamista, y sus política económica neoliberales.

El primer ministro también se defendió de las acusaciones de brutalidad policial contra los manifestantes, vertidas tanto dentro como fuera del país, afirmando que "antes de nosotros, la policía podía usar la fuerza sin límite".

"Si quieren ver la verdadera imagen de Turquía vengan a Kazlicecme", retó a los medios internacionales.

A esa hora, una marea humana, de la que formaban parte familias, jóvenes y niños, partía desde el barrio de Besiktas, al grito de "Tayyip tira gas", mientras ,a su paso recibían aplausos y se escuchaban cacerolazos, según constató Télam.

Dentro de ese grupo, con actitud combativa, estaban los famosos "Çarsi", los barras del club de fútbol Besiktas, reconocidos por contar con activistas anarquistas y de izquierda. "AKP va a pagar esto", vitoreaban los manifestantes.

"Están en juego nuestro derechos democráticos", decía a Télam Selean, una abogada que participaba de la protesta.
Al caer la noche, los manifestantes seguían intentando sortear los retenes policiales desplegados a varios kilómetros a la redonda de Taksim, que habían convertido el centro de Estambul en un campo de batalla y una zona de "excepción" intransitable.

En cada calle, los manifestantes y vecinos estaban atrapados entre cordones policiales, que les impedía moverse, mientras se producían enfrentamientos y lanzamientos de gases de forma intermitente.

Las barricadas se extendían por el barrio de Harbiye, colindante con la parte trasera del parque Gezi, y por las callejuelas del moderno Beyoglu.

"Exigimos que la violencia policial contra el pueblo de Turquía cese de inmediato", afirmó la Plataforma de Solidaridad con Taksim en un comunicado.

El desalojo de la emblemática acampada de Gezi desató nuevas protestas en distintas ciudades de Turquía donde también hubo violentos enfrentamientos, principalmente en la capital, Ankara.

El gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, informó que el desalojo de Gezi y los enfrentamientos dejaron 44 heridos, ninguno de ellos de gravedad, pero la Plataforma de Solidaridad, que representa a los manifestantes, aseguró en un comunicado que hay al menos 150 heridos.

Según denunciaron los manifestantes, el ataque al campamento de Gezi dejó claro que "el primer ministro tiene la intención de intensificar la polarización en Turquía" y "oprimir al pueblo turco con su insaciable autoritarismo".

"Ordenando el ataque policial y usando el parque como excusa, el gobierno mostró a todo el mundo que su verdadero objetivo es suprimir la voz del pueblo", denunciaron en un comunicado.

"No vamos a darnos por vencidos", remarcaron los manifestantes.

La violencia continuó también en Ankara, donde la policía reprimió a manifestantes que se encontraban en la plaza Kizilay a la espera de la llegada del cortejo fúnebre de la última y cuarta víctima mortal de las protestas, Ethem Sarisülük, según informa la prensa local.

Desde que comenzaron la protesta hace 19 días, la represión policial dejó cuatro muertos, casi 5.000 heridos y cientos de detenidos.



http://www.ambito.com/noticia.asp?id=693193

0 comentarios - Recrudece tensión en Turquía y llaman a paro general