El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Julio Chávez & Facundo Arana

Son dos de los cinco protagonistas de “Farsantes”, la tira que el miércoles estrenará El Trece. Tienen trayectorias y estilos distintos y, en la primera nota que dan juntos, acortan las diferencias. Una charla a dos voces.



No es de esas típicas notas de a dos, en la que los entrevistados se tocan, se tiran flores, se pisan en los elogios cruzados, se conocen de una vida. O de un trabajo. No. Hay un respeto, sí, hay dos trayectorias bien diferentes, hay modos distintos de ejercer el oficio, hay un sentido común de encarar una nota compartida con reflexiones que se complementan, con pinceladas de humor, con espacio para cada quien. No está nada mal, por cierto, que en un reportaje doble se oigan dos voces bien diferenciadas, que, a lo largo de casi una hora, se las ingenian para construir una charla distendida. Sin complicidades, que por caso no siempre son necesarias para hacer rica una conversación. Julio Chávez y Facundo Arana no han pisado idénticas baldosas, pero, ahora, sus caminos se han cruzado y, más allá de que desde la semana que viene se los vea juntos en pantalla, ahora se sentaron a la misma mesa. Pollo para dos, beneficio para uno, de ser testigo de la cumbre de nombres.
Uno viene de las tablas más prestigiosas. El otro, de la cima de la popularidad -y de algunas otras montañosas-, ésa que desde hace unos años le permitió hacer exitoso pie en el teatro. No son el agua y el aceite. Son dos actores de distinto molde. De hecho, uno jamás había grabado una tira y el otro es el rey de la “ficción diaria”, como sorprendentemente llama Arana al formato. Y desde el miércoles a las 22.45, serán dos de los cinco Farsantes que mostrarán sus cartas en la pantalla de El Trece.
¿Por qué decís ‘ficción diaria’? ¿Te agarró prejuicio?

Arana: No, para nada, para mí es tira. Pero escuché la definición hace unas semanas y me gustó cómo sonaba eso de ‘ficción diaria’ . No sé si no lo trajo él… ¿Lo dijiste, vos, no?
Chávez: No, no, yo no. Yo estoy chocho de decir tira . Así que, cada vez que puedo, lo digo. Es más, voy a cenar y pido tira de asado, voy a la farmacia y ya no digo blister…Pido tira de aspirinas.
La humorada de Chávez distiende en medio del almuerzo en los estudios Baires, de Don Torcuato, donde se graba la historia de Pol-ka (que girará en torno a un bufete de abogados, con amores cruzados), protagonizada por ellos dos, Griselda Siciliani, Benjamín Vicuña y Alfredo Casero. Pechugas con arroz para el ex Padre Coraje, pechugas con tomate para el ex Gitano Perotti de El puntero.
La charla los encuentra en la previa al debut, en la que Chávez se siente “como apretado, en un sentido, porque creo que el aire (cuando un programa ya está en pantalla) descomprime. Nosotros estamos trabajando a 21 capítulos abiertos y eso para mí es como una especie de película de terror, muy particular, pero con mucho atractivo a la vez, porque este proceso ayuda a que uno no se estanque en una manera de trabajar. Una vez que empiece, en dos semanas se habrán liberado ocho capítulos. Facundo sabe más del tema que yo, pero sé que en breve nos vamos a ‘caer’ del aire, porque, a medida que se avanza, los capítulos que se hicieron con tiempo se van comiendo y entonces aparecerá la preocupación de que las cosas tienen que salir rápido”.
Y la previa, ¿qué estados genera?

Chávez: En lo personal, menos ansiedad de la que creía.
Arana: Yo, sinceramente, me siento sin locuras. He estado en otros proyectos en los que la cercanía del aire iba poniendo a todos muy ansiosos. Y aquí el aire se fue acercando solo, sin que nadie le prestara demasiada atención y eso invita a disfrutar.
¿Y estás disfrutando?

Arana: ¿Cómo? Vos sabés que esto iba a ser un unitario y luego se transformó en tira. Vi los primeros cinco libros y pensé que eran del proyecto anterior y que el nivel iba a caer por el vértigo diario. Pues no, ya leí 23 y sigue con el mismo nivel del principio. Yo estoy esperando estar a la altura.
¿Ya algunas certezas tenés, o no?

Julio Chávez & Facundo Arana

Arana: A mí las certezas me llegan siempre cinco días después de que el programa dejó de salir al aire. Desde que nací que me pasa así.
El rey de las telenovelas desnuda su sentimiento sin pudor y se anima al juego de las diferencias para contar -no comparar, no habría por qué hacerlo- uno y otro estilo.
“Yo siento que el matrimonio que estoy estableciendo entre mi gusto de trabajo y este formato está funcionando muy bien. Vengo con mi artillería preparada, porque los 25 ó 30 minutos que tenés en un unitario para plantear una situación, en la tira son 8. Lo bueno es que el pensamiento se habitúa. Por ahora no extraño al unitario. Hay algo de la velocidad y de lo aeróbico que tiene esto que se vuelve muy atractivo para el oficio actoral. Así como podés llegar a pifiar por una cuestión de tiempos, podés acertar algo, porque el azar también forma parte de lo expresivo”, entiende Chávez.
Arana: Cada uno llega con su librito. A mí me impresiona mucho ver en él esa cosa de venir todos los días como si tuviéramos un solo libro semanal, con un nivel de análisis muy riguroso. Eso hace que yo mire mi propia forma de trabajar… En algunos casos para admirar, en otros para aprender, en otros para compartir...
¿Tu modo cómo es?

Arana: Más como un músico de ‘jam session’ (encuentro informal de jazzistas), si querés: aprendiendo a tocar y conociendo la historia, y mirando a los ojos, intentando, por supuesto, pasar el pie, pero contando siempre con una tecla que es el azar. No es una tecla que tengo como último recurso. Es una que uso y que me gusta.
Chávez: Es muy difícil el acuerdo de las metodologías. Además, hay una partitura que en principio es el libro y luego hay otra que tiene que ver con qué hacemos nosotros con ese libro y eso es muy variado. Puede no haber acuerdo y puede salir bien y para eso hay directores (Daniel Barone y Jorge Bechara), un productor como Diego Andrasnik y buenos autores (Mario Segade y Carolina Aguirre). Somos cinco personalidades muy fuertes, cinco animalitos muy diferentes.
¿Que pueden convertirse en un Barcelona (equipo con individualidades y enorme juego colectivo)?

Arana: Se aspira a eso.
Chávez: Además, está la apuesta de diversión, y eso ya tiene que ver con Adrián (Suar), al que le gusta esta mezcolanza, porque es un aventurero, un jugador y un hombre visionario.
Entre los vínculos que generarán los personajes centrales -cuatro abogados y un ex presidiario (ver Los cinco…), habrá amor entre Guillermo (Chávez) y Pedro (Vicuña), en lo que será la primera historia gay entre dos protagonistas de una tira. No será, seguramente, la única apuesta de este ‘dream team’ que combina popularidad y prestigio. Y que tiene herramientas para hacer de la tira una piedra preciosa.

0 comentarios - Julio Chávez & Facundo Arana