La hija del expresidente de Sudáfrica ha asegurado que su padre se encuentra en estado «muy crítico».

Nelson Mandela se muere.

El expresidente sudafricano Nelson Mandela, de 94 años, se encuentra en estado "muy crítico", aunque sigue abriendo los ojos y "reacciona al tacto", informó hoy la hija mayor del antiguo estadista, Makaziwe Mandela.

"Sólo puedo repetir que papá está en un muy estado crítico, cualquier cosa que pueda ocurrir es inminente. Pero también quiero subrayar, una vez más, que sólo Dios sabe cuando llegará su hora", añadió.
Ya ayer, la cadena CNN confirmó que Mandela se mantiene con vida de manera artificial en el Hospital del Corazón Medi-Clinic de Pretoria, donde fue ingresado el pasado 8 de junio. Su salud se ha deteriorado dramáticamente en los últimos cuatro días pese a los signos de mejora de la semana pasada, y su situación continúa siendo crítica, según manifestó el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma.

Bajo vigilancia médica desde 2011, el exmandatario ha sido hospitalizado en cuatro ocasiones en los últimos seis meses, y sus propios familiares aseguran que apenas puede hablar ya. Ayer, el clan Mandela se reunió en Qunu, hogar de juventud, para tratar de «asuntos de importancia familiar», supuestamente para preparar su funeral y para discutir si debían interrumpir su tratamiento.

La figura de Mandela

El líder antiapartheid dejó la vida pública en 2004, pero Nelson Mandela continúa siendo la figura capaz de unir a todos los sudafricanos, un referente moral admirado a partes iguales por blancos y negros. A las puertas del hospital de Pretoria, decenas de ciudadanos velan desde ayer por la noche el expresidente, llevando mensajes aliento y apoyo para él y su familia, rodeados por un enorme contingente de periodistas.

Nelson Mandela, icono global de la lucha por los derechos humanos y la igualdad racial, dedicó 67 años de su vida a combatir el régimen racista del apartheid, que le confinó en la cárcel durante 27 años. En 1994 se convirtió en el primer presidente negro del país tras ganar las primeras elecciones multirraciales del país.
El expresidente logró el premio Nobel de la Paz en 1993 junto al presidente F.W. De Klerk por su contribución a la reconciliación entre razas.

Un Saludo.