La policía del Estado de Washington publicó las imágenes del accidente que provocó que los líquidos multicolores se derramaran sobre el conductor y su perro, que lo había acompañado de compras.

Había adquirido cinco barriles de pintura al látex de varios tonos el último martes, y se dirigía de regreso a su casa por una ruta cerca de Belfair, en Washington.

La pintura se desparramó por todo el auto ensuciando completamente al hombre, cuya identidad no fue revelada, y a su perro, que también viajaba en el interior de la camioneta.

El can no sufrió herida alguna, mientras que el automovilista solo registró lesiones menores, aunque tuvo que ser atendido en un hospital regional.

Russ Winger, un oficial de patrulla de la policía, relató como él y un bombero consiguieron que un vecino les permitiera lavar al perro para retornarlo a su color original. Ahora está siendo atendido por la sociedad local de ayuda a los animales, donde su dueño podrá recogerlo cuando esté recuperado de sus golpes.


Compró pintura, chocó y quedó de todos colores

accidente


estados unidos