La situación por las inundaciones en Corrientes y el Chaco es crítica, hay 3000 evacuados y autoevacuados. Todavía no se sabe con exactitud el número de muertes, pese a eso en los medios más importantes del país parece que no llegó la noticia.

Corrientes se inunda pero no importa no?

Unas 1.300 personas permanecían evacuadas en el Litoral argentino como consecuencia de las inundaciones que azotaron la región, aunque en Chaco, la provincia más castigada, la creciente del Río Paraná comenzó a frenarse.

De todas maneras, las autoridades sanitarias desplegaron nuevos operativos, porque se esperan nuevas crecidas para el domingo.

En Chaco, el Comité de Emergencia aclaró que la creciente se está "aplanando".

La altura de los ríos comenzó a crecer de manera más lenta y desde el gobierno chaqueño señalaron que "la represa hidroeléctrica de Yacyretá está ayudando".

Durante el viernes, la Entidad Binacional Yacyretá emitió un alerta ante la consolidación de los pronósticos meteorológicos en las cuencas del Río Paraná y del Río Yguazú especialmente en la zona de la triple frontera con la Argentina y el Brasil.

Pos el temporal, en el sur de Entre Ríos comenzó el traslado de ganado a la zona de islas también para evitar que la creciente genere daños a los animales.

Fuentes oficiales informaron que muchas personas decidieron autoevacuarse a la vera de las rutas frente a la gran crecida que se produjo en estos días, al tiempo que hay otra importante cantidad de familias que se niegan a abandonar sus hogares.

En tanto, en Corrientes, más de cien familias debieron ser evacuadas en siete localidades por la crecida del río, pero la situación podría agravarse porque para este domingo se espera la llegada pico de la creciente.

En la zona de islas, situada entre Chaco y Corrientes, se procedió a la evacuación de establecimiento y ganado, desde el pasado viernes.

La fuerte crecida de los ríos Paraná e Iguazú elevó el estado de alerta en cuatro provincias del litoral, por lo que las autoridades de Misiones, Corrientes, Chaco y Santa Fe monitorean durante las 24 horas la emergencia hídrica y ya diseñan planes de evacuación para otros miles de familias.

Inundación